28 abril 2006

LA CIBER SOFIRINGA

LA CIBER SOFIRINGA

Hoy que me venía a escribirles me interrumpió la Sofiringa. Rondaba sin decir nada, solo miraba la computadora y seguía duro y dale con la escoba. Se me hizo rarísimo por que toda la vida la mañosa esta cree que cuando me siento a escribir en la computadora no puede hacer limpieza 1 kilómetro a la redonda. Luego luego que toca la escoba yo amenazo a medio mundo a que ni de por equivocación se acerquen por que si no ya estuvo que ese lugar se queda intacto.

-Señoooora – me dice mientras pega un escobazo debajo del escritorio que casi me deja sin pies, -ve que hay un programa para grabar canciones, a mi hijo se lo pidieron en la escuela.

-Claro- le digo y luego luego me ofrezco a prestarle el mío pero con v de vuelta mientras la Sofiringa acercaba el recogedor.

-¿Será que me explique cómo instalarlo por la computadora?

- Mssssí, claro -, le digo y me le quedo viendo haciendo rewind para mis adentros a ver si le entendí bien.


-¿A ver Sofiringa, me estás diciendo que te mande la explicación por e-mail o qué?

-Por el ese donde chiatean -, me dice la muy tecnológica. Rural, pero tecnológica la desgraciada.

Así que ya le dije a la Lady Pubertiana que me haga la tarea rapidito y que el hooligan ni se le ocurra sentarse a jugar el Cartoon Network, ni que el susodicho se piense que va a usar el excel para sus estadísticas de las mentadas palomas mensajeras por que a las 8 tengo chat con la ciber-sirvienta ¡faltaba más!

.




.

26 abril 2006

INSTRUCCIONES AL PIE DE LA LETRA

INSTRUCCIONES AL PIE DE LA LETRA


Ayer entre que son peras y son manzanas se me hizo tardísimo, me vino la hora de la telenovela y el hooligan sin bañarse, nadie había cenado y yo haciéndole en la computadora un trabajo de la homosexualidad a la Lady Pubertiana que me pidió que le ayudara ¡háganme favor! El hooligan puerco y muerto de hambre mientras su madre investigaba de cuando se cae el jabón ¡qué horror!

Ya después de mil horas todavía voy y le digo al hooligan, “Te perdono el baño de hoy con la condición de que te laves cara, manos y brazos” y se me queda viendo con cara de sufrimiento.

-¿Ahora qué?- le digo a este escuincle porque ahora resulta que el único glorioso día que le perdono el baño al mugroso este y el ne-ne se quiere bañar a como dé lugar.

-¿Pero me pones la tina?- me dice mi querido hooligan y cualquiera que nos oyera pensaría en que somos de esa gente de mundo con esto del jacuzzi. Lo bueno es que nadie sabe que la tina para el hooligan es el bote de la ropa limpia. Pobre niño, rural pero creativo a fin de cuentas.

Ya después de un rato que no escuchaba nada, fui a ver si el hooligan seguía vivo o ya estaría nadando de muertito en su tina-jacuzzi de la ropa limpia y me acerqué sigilosa a entreabrir la puerta.


Ahí lo veo, sucio después de 15 minutos pero eso sí, lave y lave a sus animalitos de juguete.

-Tienes tres para estar listo- le digo y empiezo – Unaaaaaa…-

-Ashhhhh- me truena la boca el condenado, -estoy probándolo con animales-

Y yo me quedé paralizada en la puerta, ¿de cuándo acá le entró lo zoofílico al degenerado escuincle este?

-¿Q –u-é dices mi vida? – le digo cuando voy viendo que estira la mano con el envase del acondicionador que compré el otro día.

Así está el méndigo envase que casi me provoca un infarto:




Y el hooligan que bañó a toda la colección de animales que tiene en la repisa de su recámara, no se salvaron ni los peluches ¡qué horror!

De veras que a veces quisiera que el hooligan fuera como el chavo del 8 y que lo único que le importara fuera comerse una torta de jamón.



¡eso eso eso!


.

24 abril 2006

MARCADOR FINAL

MARCADOR FINAL

No están ustedes para saberlo, pero yo sí estoy para contarles que el Sábado me quedé toda la tarde en estado vegetativo, no moví más que apenas un dedo para cambiarle al canal del control remoto. Hacía años que no hacía eso de no hacer nada pero lo que se dice N-A-D-A, y es que mi querido hooligan se fue con el vecinito a jugar, el susodicho se fue a sacar muelas y Lady Pubertiana nació floja la pobre, entonces no tenía yo ninguna preocupación de nada.

Me quedé viendo un programa de esos que se inventan los gringuitos donde una pareja tiene que demostrar las manías del otro. Ponen camaritas por toda la casa y luego un jurado califica la que resulte más exasperante. Uhhhh ya me veía yo ahí sentada con el susodicho con el jurado enfrente ¡qué cosa!

Yo parada diciéndole a la camarita “Van a ver como ahorita que saque un vaso, el susodicho me va a decir: ¿Sacarías un vaso?” como le encanta hacer como para sentir que a él se le ocurrió primero y a mi me deja peor que si me hubiera electrocutado del coraje. ¿Ya se imaginan no? Si me sirvo salsa, me dice “sírvete salsa” justo al instante en que me la estoy sirviendo y así. Ahí ya fácil llevaría el marcador uno a cero a mi favor.

Luego seguiría demostrándole a la audiencia de los Estados Unidos cómo el susodicho no resiste reacomodar los platos en la lava trastes que por que según él yo los pongo al revés ¡válgame el cielo! Como si la máquina esta tuviera flechas indicadoras de por dónde pasa mejor el jabón, así que ahí ya iríamos 2 a cero.

Y la última, donde me anotaría el gol de oro sería demostrar cómo el hombre revuelve todos los alimentos que vengan en un mismo plato ¡qué espanto! Ahí va el arroz debajo de la carne y encima de los frijoles que no sabe uno ni qué es lo que se estará comiendo el hombre este. Pobre, y eso que el hombre está amenazado de muerte para que no lo haga fuera de esta casa, así que ya estaría la camarita haciendo zoom al revoltijo del plato de este señor y yo coronándome como la ganadora indiscutible y todos aplaudiéndome alrededor, los niños felices brinque y brinque del gusto, mil llamadas telefónicas para felicitarme mientras me entregan un sobre con 25 mil dólares para el shopping, ¡Woaooooo, qué alegría más grande de veras!

De todos modos me quedé muy contenta porque cuando una por fin puede quedarse en posición horizontal en un sillón mullido por más de 15 minutos sin que nadie interrumpa no quedan fuerzas para disgustarse con las mañas espantosas de tu marido, mucho menos para ir cobrar un premio imaginario.



.

21 abril 2006

LA FAMA DURA APENAS UN RONQUIDO

LA FAMA DURA APENAS UN RONQUIDO


Será por el cuestionario este que contesté que me sentí importante o qué sé yo, que ayer en la noche entre que hacía un calor del diablo y me la pasé flanco a la izquierda, flanco a la derecha y no encontraba acomodo y que al condenado del susodicho le ha dado por dormirse como si estuviera en el kinder formado en la fila tomando distancia con el brazo todo estirado y cuando se lo trato de mover el pobre hombre hasta lo tiene engarrotado hasta que le doy una patada muy disimulada y toma distancia para el otro lado ¡qué suplicio! Hasta que en una de esas que me hice bolita como cochinilla me dio por soñar que éramos una familia de lo más famosa y salíamos en todas las revistas ¡qué bruto!



Ya íbamos y veníamos a los restaurantes de mantel de tela y a donde volteábamos paparazzi por aquí paparazzi por allá y al otro día ¡zaz! “Los encontramos comiendo camarones al ajillo” en el encabezado del TV y Novelas.

¡Qué les digo! Entrábamos al mismo hotel donde se hospedaba la Salma y la pobre se ponía a hacer berrinche cuando le pasábamos junto y ni quien la volteara a ver.

Luego ya estando en nuestra habitación, yo veía al hooligan peinado con gel como jamás se deja que lo peine. Hasta se ponía una playera y se acercaba a preguntarme “¿Me despeiné?”, ¡qué barbaridad! Todo era perfecto, T- O- D-O.

Lady Pubertiana de lo más ordenada del mundo, yo le decía, “No mija aquí no tienes que alzar que no ves que es hotel y aquí todo lo hacen” y ella me contestaba que no le importaba con tal de ver todo en su lugar, con decirles que hasta la pobre escuincla se inventó un bote para la ropa sucia con tal de no verla tirada en el suelo ¡que dicha la mía! Todo era perfecto, T-O-D-O.

Luego llegaba el susodicho sin un gramo de grasa, un estómago liiiiso liiiiiiso como el burro de planchar y caminaba despacito frente a mí ¡qué cosa! Yo lo veía pasar y hasta se me caía la baba como nunca. Se acercaba y me decía "¿Vamos de shopping?" ¡Madre mía, qué hombre!

Todo iba de lo más perfecto, T-O-D-O, hasta que se me ocurrió pararme al baño y hasta tuve cuidado pensando que no me fuera a salir un paparazzi de atrás de la regadera y ya cuando entreabrí un ojo, lo primero que ví fue el cestito donde el susodicho pone unas revistas, porque he de confesarles desde la intimidad de este diario tan pero taaan íntimo que mi marido cuando caga es el hombre más letrado del mundo. Quién se iba a imaginar que la literatura le iba a poner en órden la digestión al hombre este.




Y ya en una de esas que pude afocar la vista, que veo la misma revista que soñé y no era yo, si no la flacucha esa de la Paris Hilton que lo único que tiene son hoteles la desgraciada. ¡Ay qué tristeza me agarró, qué horror! Ya no éramos ni famosos, ni a nadie le importaba qué marca de pasta dental usamos. Para pronto fui a ver a mi querido hooligan y ahí estaba durmiendo de lo más plácido con un greñero que Dios guarde la hora, y luego fui a ver a Lady Pubertiana pero no pude llegar hasta su cama del tiradero de ropa que tenía regado por todos lados.

Me regresé a acostarme suspirando, ¡qué cosa! El susodicho dejó de tomar distancia y me abrazó y así me quedé por fin dormida.

¡Ahhhh qué cosas, apenas un ronquido nos duró la fama en esta casa!

.




19 abril 2006

OTRA CADENITA, ¡Y QUE DIOS NOS AGARRE CONFESADOS!

OTRA CADENITA...¡Y QUÉ DIOS NOS AGARRE CONFESADOS!

Mi amigo Chucho de Puebla, bien l-i-n-d-o me puso la tarea de contestar otra cadenita que anda circulando por los blogs. ¡Ni hablar, ya ni llorar!

Cuatro trabajos que he tenido:

1. Fui recepcionista en la sede de un banco extranjero en México durante un año y fracción, hasta unos meses después de que me casé.

2. Fui secretaria de la dirección de inglés en el Instituto Kipling (una escuela) duré 5 años.

3. Dibujante, aunque no estudié nada de dibujo, cuando renuncié a la escuela para dedicarme a mi querido hooligan que venía en camino, me han seguido siempre mandando a hacer todos los dibujos para sus libros de trabajo de Inglés.

4. Algunas suplencias temporales a secretarias en incapacidad en una compañía donde trabajaba mi papá.


Cuatro películas que puedo ver una y otra vez:

1. Un ángel enamorado
2. Pídele al tiempo que vuelva
3. Sleepless in Seatle
4. Esa de Michael Douglas que sale de infiel, de cajón la veo con el susodicho dos mil ochocientas veces, cuando viene la escena en que la mujer está tirada en la tina casi muerta hasta le pongo rewind dos o tres veces con el pretexto de que no le entendí lo que dijo para que el susodicho la tenga grabada (una nunca sabe).

Cuatro lugares donde he vivido:

Toda la vida he vivido en el Estado de México, y justo llevo 4 mudanzas todas por la misma zona o cercano. Hasta los amigos del susodicho nos preguntan “¿Y este año a dónde nos toca mudarnos?” Me falta una, la que tengo planeada cuando el susodicho y yo seamos viejos y nos volvamos de la onda bohemia: yo me dedique a vender mis cuadros y él a volar a sus méndigas palomas mensajeras.

Cuatro programas de tv que me gusta ver:

Soy malísima para ver televisión pero quizá los 4 que vea sean:

1. La telenovela del guapísimo de mi guardaespaldas argentino, que nada más estoy esperando que se muera el otro para que me lo traigan de vuelta.

2. Me encanta ver uno que pasan los Sábados como a las 4 que se llama “La Casa Ideal”

3. Otro que es bien tarde, cuando ya están todos dormidos que se llama “Entre lo público y lo privado” que entrevistan gente de todo género con una dinámica curiosa.

4. Boletazo, que de cajón el susodicho lo pone a la hora de la comida.


Cuatro lugares don de haya ido de vacaciones:

1. Ixtapa Zihuatanejo, en el Estado de Guerrero, es un lugar precioso que todavía conserva ese aire de hace años.

2. Cuando cumplimos 10 años de cazados (así con ‘z’) nos fuimos a San Miguel de Allende y nos la pasamos de maravilla, fue un viaje que disfruté muchísimo.

3. San Francisco, California. Una hermana del susodicho vivió allá un tiempo y le caímos de visita y eso nos dio la oportunidad de conocerlo de pe a pa.

4. Orlando que a los niños les encantó (y a los papás más)


Cuatro de mis comidas preferidas:

1. El pescado en todas sus preparaciones mmmmmm!

2. Mi mamá hace un pollo con sepadiosqué que sabe entre tocino con una salsita que me ENCANTA.

3. Los chiles en nogada. El susodicho y yo esperamos todos los septiembres para romper la dieta con gusto.

4. Las pastas.


Cuatro sitios web que visito a diario:

1. De la web el Hotmail…¡a huev!

2. El Recetario para ver quién pasó, me encanta echar un vistazo a los comments.

3.Si tengo tiempo me gusta visitar los blogs de los demás. También me gusta conocer nuevos.

4. Las páginas de fotografías de
flickr que me encantan.


Cuatro lugares donde quisiera estar ahora:

1. Tirada en una playa patas pa arriba.
2. Tomándome un café y platicando de sexo con las amigas.
3. En el Lunes que entra (y que los niños estén en la escuela ñaca ñaca)
4. Siempre he soñado estar en un centro comercial y que mi marido me da una bolsa llena de billetes y me dice "Gástatelo chiquita" (ooohhh soñar no cuesta nada!)

Cuatro trabajos que me gustaría tener:

1. Siempre he dicho que me hubiera encantado ser hombre y que me trajeran del tingo al tango en juntas por todo el mundo, de esos de “Ya vine vieja, ya me voy vieja”
2. Relaciones públicas en algún hotel.
3. Me gustaría tener un local grande y vender todo lo habido y por haber, atenderlo yo misma.
4. Ser de las viejas que van con su linternita en el Auditorio Nacional y que te llevan hasta tu asiento para ver todos los conciertos gratis (lo que no hará una por ahorrar)

Cuatro famosos que he conocido:

1. Luis García, es un exfutbolista que iba en la escuela y era compañero de mi hermana.

2. Ema Elena Valdelamar, es compositora. Tiene grandes éxitos como “Cheque en blanco”, “Mucho corazón”. Es vecina de mi suegro.

3. Mariano Azuela, que es presidente de la Suprema Corte de Justicia y es amigo de mi papá.

4. Fernando Platas, exclavadista olímpico que es tío de un compañerito de mi querido hooligan. Un día fue a la escuela, recién se ganó la medalla y les dio una plática a los niños. Al fondo pusieron un poster de él parado al filo del trampolín a punto de aventarse con un estómago de lavadero que Dios guarde la hora, luego voletaba a ver al susodicho y para mis adentros pensaba “Este no trae el lavadero, no más trae la ropa”

Cuatro platos que detesto:

1. Los betabeles
2. Las zanahorias cocidas
3. El higo
4. Los pasteles de manzana.

Cuatro electrodomésticos que tengo, que sean fuera de lo común:

1. Una cosa que tiene alambres y cuando la pasas por un huevo cocido lo parte en rodajas de un jalón. No tiene nombre que yo sepa, yo le digo al susodicho, “Me pasas el partehuevos” y el hombre me hace una cara de espanto no sé porqué.

2. Un microondas, que me van a decir que no es fuera de lo común, pero el mío como fue de los primeros que salió parece televisión, está enorme el méndigo y por más que lo quiero jubilar con nada se descompone.

3. El eskimo, que es una cosa para hacer malteadas que bate la leche hasta que queda espuma.

4. Una, una...una....estoy pensando no sé qué puede ser raro como para ponerlo aquí mmm ¿sería mi amadísima sandwichera que deja los sandwiches pegados como con pritt?


Cuatro posibles primeras impresiones que causo:

1. Es buena onda
2. Arregla bien sus cajones
3. Tiene bonita letra
4. Es revíbora la desgraciada.

Cuatro copas favoritas:

1. El vino tinto
2. El Duque de Alba, que es un licorsito de café.
3. El Giga-Maister, que es un licor alemán muy bueno para la digestión, como sal de uvas pero caro.
4. Mi copa favorita es la del Wonder bra, ¡oooooooooh si!


Cuatro olores favoritos:

1. Una toalla que huela a Suavitel
2. De un pastel en el horno
3. De la tierra mojada.
4. La loción de mi vecino del Mercedes.

Cuatro cosas que me encanta hacer y que no tienen que ver con mi carrera:

1. Cocinar
2. Escribir en el Recetario
3. Pintar
4. Leer

Cuatro cosas para las que estoy negado:

1. Coser
2. Tejer
3. Arreglar algo mecánico
4. Decirle a mi marido que me encanta que pase el tiempo con sus malditas palomas mensajeras.

Cuatro cosas que colecciono:

1.
Saleros
2.
Ranas
3. Imanes del refri
4. Libros de decoración y arquitectura.

Cuatro canciones favoritas:

1. Corazón Partío de mi novio Alejandro Sanz
2. Toda la colección que sacó Rod Stewart (The Great American Songbook) Son 4 volúmenes ya. <-- Muuuy recomendable.

3. Alejandro Filio (me encanta la trova)
4. Kilómetros de Sin Bandera

Cuatro libros favoritos:

1. “Angela y el Poeta E” fue un libro que me prestó mi mamá y que guardé tan bien que no encuentro por ningún lado, una novela ligerita y muy buena narrada en Ixtapa Zihuatanejo, así que como voy muy seguido para allá no puedo evitar evocar los lugares que citan en aquella novela. Recuerdo que la escritora también se llamaba Ángela (me parece)

2. Los libros de poesía, sobre todo de Jaime Sabines que me tiene enamorada desde el prólogo hasta el punto final. Me gusta leerlos en voz bajita, para que nadie diga: “Órale con esta vieja loca”

3. Los libros de Arquitectura Mexicana y Decoración que son mi fascinación.

4. “Relatos de Ocio” escrito por mi querido Humphrey Bloggart (Ignacio Mondaca) que además de ser muy bueno tiene un gran valor para mí como su amistad.

Cuatro invitaciones para continuar la cadena:

Ódienme sin piedad yo se los jurooo, ódienme sin medida ni clemencia pero ahí les va:

Mi amigo fguicichi (que nunca puedo escribir bien este nombre)
http://clarasofia.blogspot.com/ que escribe poesía como los ángeles porque me gustaría saber más de él (conste que no soy chismosa, nada más soy comunicativa)

Lety Ricardez
http://www.porqueyoasiloquise.blogspot.com/ Para que lo haga en un rato de ocio que tenga (si es que tiene)

The Saint
http://resenasdesaint.blogspot.com/ para saber más de él.

Mi amigo X que escribe desde Japón
http://blogs.ya.com/quitapenas/ porque sería interesante conocer más de él.

Aristóteles que es el ajonjolí de todos los moles
http://comunikacion.blogspot.com/


.


UNA VEJEZ SUBLIMINAL

UNA VEJEZ SUBLIMINAL


El es mi suegro. Cuando en una reunión va toda la familia y dicen: “Estos son los hijos: fulanito, sutanita, menganito (que son 10) y aquel es el semental” mi suegro, que es bajito, crece 10 centímetros y se le infla el pecho de orgullo más que cuando gana la Selección Mexicana.


Con todo y que tiene 85 años todavía tiene ganas de salir a pasear con la vecina. Yo hasta lo animaba, ¡total! viuda ella viudo él, qué más da, hasta que me enteré que al hombre le gustaba la hija no la viuda ¡válgame el cielo! Desde ahí que al susodicho le saco todas las mañanas su frasquito de ginko biloba para ayudarlo a parecerse aunque sea un poquito a su papá.

Por eso todos los días a media noche cuando pasan unos comerciales de media hora de un tal Eme Force, le subo al volumen subliminal a ver si por obra y gracia del cielo ilumina a este hombre que está roncando para que a los 85 aunque ya no se acuerde de nada por el alz heimer, mínimo la palabra FRIJOLEIROS le diga algo y se acuerde que todo lo que no se usa se echa a perder ¡faltaba más!

.


17 abril 2006

LA FELICIDAD DE UN HIJO DE VUELTA

LA FELICIDAD DE UN HIJO DE VUELTA


Ayer el hooligan volvió de Tepoztlán, un lugar hermoso en el estado de Morelos. Lo invitó mi hermana a pasar este fin de semana largo y a mí ya se me hacían largos los días. Es la primera vez que el hooligan y yo nos cortamos el cordón umbilical.

Me paré todos los días a media noche, yo creo por inercia, a ver si estaba tapado y me quedaba un hueco en el estómago cuando veía su cama vacía ¡qué cosa! Con las ganas que he tenido siempre de ponerles un alterón de ladrillos en la cabeza para que no crezcan nunca. Pero así es la vida que cuando menos una lo espera ahí los ves, tomándose un vodka en lugar de su mamila ¡qué horror!


Por eso ahora que volvió y que fue derechito a enterrar en el jardín un pescadito muerto que andaba flotando en la pecera yo le dije que SÍ, que hiciera lo que quisiera que al fin y al cabo aunque mi jardín parezca cementerio él puede hacer lo que quiera con la felicidad de tenerlo de vuelta.

Hasta después de un ratito que salí y me tropecé con un alterón de tierra, que porque al enterrar al pececito encontró unos huesos de dinosaurio y tuvo que hacer una excavación extensa y a mí me empezó una temblorina igual a la que le dio a la de la telenovela cuando tuvo que confesar que su hija era adoptada.

Ya me fui calmando hasta que me asomé al hoyo que se aventó este escuincle entre mis plantas y le dí un sopapo, con la misma felicidad que le da a una de ver que su hijo que está vuelta hizo un pozo profundo de Pemex a medio jardín.

.



13 abril 2006

REGRESO PRONTO

12 abril 2006

LOS ACHAQUES DEL HOOLIGAN

LOS ACHAQUES DE MI QUERIDO HOOLIGAN

Ahora que son vacaciones me dio por arreglarle la mochila a mi querido hooligan que el pobre escuincle parece un pordiosero cursando primer grado. Que yo ya me haya acostumbrado a que para bañarlo lo tenga primero que amenazar de muerte es otra cosa, pero ahora resulta que quiere que la mochila le haga juego con la mugre que se carga y es que a esto no le cabe más cochinero por que la mochila no es más grande se los juro.

Ahí estaba yo saque y saque fósiles de papeles que guarda “por si se ofrecen” cuando me dio por ojear su libreta de tareas ¡válgame la calamidad! Descubrí algo que ninguna madre quisiera nunca saber y yo se los tengo que decir a ustedes, que al fin y al cabo aquí todo es discreción y es que después de ver las pruebas que tengo entre mis manos, aquí justo en su libreta de tareas he llegado a dos conclusiones.


Primera prueba

Ahh la primera vez nunca se olvida, perdón, esta vez estamos hablando de la primera vez que cayó por la enfermería, que es otro tipo de urgencia estem..estem....
Esta fue cuando recién estrenado en la nueva escuela se le ocurrió que era mejor perder el tiempo en la enfermería que copiar del pizarrón.


Segunda prueba

Cuando se topó con Sandra, una doctora joven de ojos negros muy guapa, encargada del área de enfermería de la escuela. Quedó tan impactado que el pobre que iba por un raspón terminó con los ojos irritados de tanto mirarla.


Tercera prueba
Aquí se le olvidó que el pretexto de los ojos irritados ya lo había dicho antes. Pobre, con tal de seguir ahí hubiera sido capaz de aguantarse dos gotas de limón en el ojo el muy mañoso escuincle.


Cuarta prueba

Válgame Dios, cuando uno era chiquito te pegabas te ponían salivita y ¡tenga!, ahora en lugar de eso te llevan con la joven doctora y ¡Tempra!



Quinta prueba

Como lo de los ojos ya estaba muy choteado, esta vez le dolió el estómago. La Dra. Sandra que es una santa, nunca supo que al regresar de la escuela con todo y su recado el méndigo escuincle se empinó unas jícamas con un alterón de chile tajín.


Sexta prueba

Aquí ya se había agotado casi todo el catálogo de achaques, así que se llevó uno de la casa a la escuela. Salió creativo este chamaco.


Séptima prueba

Aquí ya me lo imagino con los ojos de huevo cocido mientras la doctora le aplicaba hielo, como si este escuincle no se la viviera de tapete en la banqueta.


Esa fue la útlima por que fue del día que salieron de vacaciones, por eso les digo que he llegado a dos conclusiones:

1. O este escuincle está enamoradísimo de la doctora

2. O tengo sentado en la mesa desayunándose un pan al futuro Cuauhtémoc Blanco de la selección de futbol y una sin saber ¡qué miedo!

.



11 abril 2006

LOS SACRIFICIOS DEL ATÚN

LOS SACRIFICIOS DEL ATÚN


Ya estamos en semana santa y el susodicho que jamás pisa una iglesia quiere que los viernes comamos atún, que porque si comemos cualquier otra cosa es pecado dice el hombre.

Yo ya le dije que más pecado es llevarle la contra en todo a mi mamá y como para condenarse en el infierno disfrutarlo tanto como lo disfruta él, pero el muy sarcástico dice que eso se lo dispensan en el cielo, ¡no hay remedio con este hombre!

Y eso que antes de cada reunión familiar lo amenazo de muerte y lo hago comprender que me deja a mi en medio, como espada contra la pared, como si jugaran los Pumas contra la Selección Mexicana, simplemente no le puedes ir a uno cuando a la vez le vas al otro. Pero el hombre lleva un Lavolpe dentro, uno que le encanta hacer repelar a la pobre de su suegra cuando ella dice “Me acuerdo que fulanita llevaba falda” y él entra a media cancha a querer meter penalti “Pues no, sutanita llevaba pantalones” ¡qué horror! De tarjeta roja. Entonces aplico la táctica de oposición para el atacante contrario y le doy una patada en la espinilla por abajo del mantel que significa: “Cállate cha-cha-la-ca”

Y yo estoy en las gradas viendo el “Que sí, que no, que sí, que no” sin nadie a quien irle ¡qué cosa!

Por eso ya le hice jurar y perjurar al susodicho que se puede comer sus milanesas que tanto le gustan pero a cambio va a hacer el sacrificio de decirle a la suegra a todo que sí, que a fin de cuentas vale más que 25 viernes de atún. Aunque casi estoy segura que este condenado ya está condenado.

.

08 abril 2006

CELOS DE POSTRE

CELOS DE POSTRE


Al susodicho en la vida lo he visto celoso, se me atraviesa un George Clooney en el super y en lugar de darme un sape, hace campito para que lo vea bien. Inclusive en la panadería de la abuelita, cuando lleva al nieto italiano a atender el mostrador ese que se deja el cabello un poco largo y que tiene un perfil perfecto y cuando le pasas la charola dice “¿E todo señóra?” con una voz que me hace sudar, el susodicho hasta me avisa “¿Quién crees que está atendiendo hoy la panadería, quiéeeeeen?” Es un santo el hombre, un santo sin celos.

Pero yo no sé que me pasa que no puedo ser agradecida y avisarle “¿Adivina cuál 36B está en la tienda de regalos cuaaaaaál?” por que me empiezo a retorcer como lombriz en sal en cuanto a este hombre ve pasar unas bubis frondosas y se le va un ojo como si tuviera astigmatismo el condenado. Soy un demonio, un demonio con celos.

Más cuando lo veo abrir un litro de leche alpura esperando que impreso por dentro traiga “Te vas al mundial” porque este pobre hombre ya se vio sentado ahí en las gradas gritando entre pura mujer rubia Ich liebe dich que ni sabe qué significa pero como es alemán le suena muy bien. Todos los días que abre un litro de leche lo veo más animado que cuando fue a pedir mi mano: pasa las tijeras lento por el tetrapack, saboreando la sorpresa, precavido para que no le vaya a dar un infarto y tenga que cederle el boleto a alguien más y cuando termina el último filo de dar el tijeretazo ¡zaz! N-a-d-a, así llevamos meses desde que empezó la promoción ¡qué horror! Y a mi me da sentimiento porque sabe que no me iría al mundial 60 días que son y dejar a estos dos escuincles como ovejas descarriadas, y me vuelven los celos pero esta vez no son celos de copa B, estos son celos de copa mundial.

Por eso ya no me quejo y trato de estar controlada, respiro hondo y dejo fluir los celos y me digo para mis adentros: “Cálmate María, no seas posesiva” y cuando estoy por tomar la segunda respiración me viene a la mente la vecina que sale con unas blusitas que dios guarde la hora y de cajón trae las intermitentes prendidas pero la desgraciada no tiene unos flashers de direccional, la desgraciada tiene el faro completo ¡qué bruta! Y el susodicho por reflejo se estira y ve para delante como caballo de carroza, sin voltear porque sabe que le estoy fiscalizando la pupila.

Así que ya no me voy a preocupar, lo voy a dejar que siga abre y abre litros de leche, total que por postres de leche en esta casa no vamos a parar.


.

07 abril 2006

PROS Y CONTRAS DE UNA CALENTADITA

PROS Y CONTRAS DE UNA CALENTADITA


Ayer por la tarde estábamos aplastadotes en el sillón porque el susodicho después de comer de cajón se echa la siesta de tigre, como si en la vida le hubiera tomado el tiempo y el estilo a un animal de esos, en algo no se equivoca por que llega un punto en que no ronca: ruge. Luego llegó Lady Pubertiana a tomar posesión de los territorios post digestivos de su padre.

1. En cuanto el papá levanta 2 cms. su humanidad para darle un trago al café, la escuincla se echa en el reposet.

2. Dos segundos después se roba el control remoto que reposa al vaivén de la panza de su padre y le cambia a los canales de música esos que hacen que se nos corte la digestión.

3. En cuanto el susodicho repela, la escuincla se burla recordándole su prehistoria cada vez que le dice que porque está viejo ya no le gusta nada de música. ¡Qué bruto! Ni la tarabilla dice tanta grosería de corridito y sin tomar aire ni tragar saliva.

Entonces así sin querer a mi me sale lo Santoy y le acomodé un revés que ya lo hubiera querido mi boxeador guapísimo de la telenovela para un día de fiesta. Antes de que me dijera “perra” como acostumbra cuando se le sube la bilirrubina le dije que a los padres se les respeta si es que no quiere ir a vivir a un orfanatorio. (Es genético eso, mi mamá siempre nos amenazó con la misma canción y cuando pensábamos que nos íbamos a quedar sin juguetes le funcionaba)

Eso sí, la méndiga escuincla nada más piso la alfombra de su recámara donde siente que ya llegó a su terruño y gritó en do mayor: PEEEEERRAAAAA mientras azotaba la puerta.


Yo conté hasta 10… y luego me seguí hasta el mil porque no me alcanzaba, hasta que el susodicho dijo que ya se iba y mejor me fui a despedirlo.

Ya en la tarde, cuando asomó las narices para ver si la perra de su madre estaba calmadita, salió muy campante y hasta se acercó a decirme en tono suave y sutil que si quería me ayudaba con algo de la cena.

-Ves, -le digo al susodicho en secreto,
- las únicas veces que esta escuincla se ofrece a ayudar es porque ya le cayó antes una calentadita.

-Entonces yo no ayudo hoy- dijo el susodicho con ese tonito de maniático sexual que le conozco perfectamente y con una cara que ni les cuento.


¡Qué horror! Bien dicen en el Selecciones que cuando un hombre pone cara de degenerado no precisamente está pensando en la educación de los hijos.


.

05 abril 2006

EJERCICIOS DE DOMINGO

LOS EJERCICIOS DE ESTA FAMILIA



Ustedes ya saben que toda la vida en esta casa los Domingos quieran o no, el susodicho se pone a hacer sus hot cakes. Luego los enfila como la torre Eiffel y se le infla el pecho como cuando sus palomas mensajeras quieren aparearse ¡que bruto! Ni en el National Geographic vienen esas cosas se los juro.

Mientras termina este hombre su show de gourmet, vamos viendo por la ventana el desfile de gente anti-colesterol que pasa haciendo ejercicio. Pasa una mujer enfundada en unos pants pegados pegados con unas bubis la desgraciada que ya las quisiera yo para un día de fiesta y la maldita por más que corre todo se le queda en su lugar, ¡un asco de envidia que me da! Mis hijos se mueren del coraje por que ahí es justo cuando se le empiezan a quemar los hot cakes al susodicho que está como la niña del exorcista con el cuerpo estático pero la cabeza girándole 90 grados hasta que le doy un pellizco y retoma la concentración.

¡Qué bruto! no puede uno estar en misa y en la procesión, ni siquiera termina de hacerte la digestión cuando pasa un vecino con unos mini-shortcitos y más tardo yo en servirme un café que este hombre ya le dio 200 vueltas al camellón, tiene las piernas duuuras duuuuras como el piso de la cocina casi que estoy a punto de salir a ver si cuando pasa se oye chu chu chu de que sea biónico y una sin saber. OJO: A lo mejor tenga que salir a tocarle una pierna pero conste que es nada más para estar bien informada.


Por eso se disfruta tanto el desayuno aquí, porque ejercitas el cuello al mismo tiempo que te comes una montaña de hot cakes. No se puede uno quejar, ejercicio es ejercicio.


03 abril 2006

LA FILOSOFÍA DE LA MESA PUESTA

LA FILOSOFÍA DE LA MESA PUESTA


Ayer en la noche después de arrear a los escuincles 2 horas para que se bañaran caímos el susodicho y yo casi muertos en la cama. Siempre el susodicho enciende la televisión y la ve para adentro, al menos eso parece porque el control remoto no pasa canales, más bien le cierra por automático los párpados. Pero ayer fue otra cosa, el susodicho miraba sin mirar, me dí cuenta cuando estaba el noticiero de deportes diciendo de quien se va al mundial y me planté a abrir un cajón del mueble en mero enfrente y no me gritó para que me quitara como siempre.

-¿Qué piensas?- le pregunté esperando su típico “Nada” que me da más angustia que su “Shoootiamomividaaaa” de cuando le da por sentirse baturro y se empina una bota llena de vino tinto cuando hay fiesta en la casa.

-¿Cómo serán los hijos en el futuro?

- In vitro – le contesto mientras me voy poniendo la pijama, -y además todos igualitos, clones de Brad Pit y Demi Moore hasta por debajo de las piedras ya vas a ver.

-Eso noooo- me contesta con el mismo tonito que usa el hooligan cuando lo mando a bañar y sigue, -¿Cómo será nuestra vida y la de los hijos? – dijo, y a mi les juro que me empieza a entrar un poco de miedo porque la última vez que le entró lo filosófico a este hombre se le vinieron unas agruras que dios guarde la hora y suplicaba entre quejidos de Schopenhauer por un Melox.

No crean, muchas veces he pensado lo mismo, lo visualizo cuando los veo comportarse en la mesa, por ejemplo, si a Lady Pubertiana le pido que sirva el agua para todos, después de mil amenazas de muerte toma la jarra y sirve solo un vaso –el de ella- y sigue comiendo, y me doy cuenta de que esta escuincla es linda pero la pobre nació un poco egoísta y entonces muy devota le pido a Dios que le mande un marido millonario para que no me la regresen a las primeras de cambio. Luego voy y le pido a mi querido hooligan que me pase una servilleta y se pierde dos horas adentro de la alacena y le pego un grito cuando me lo encuentro trepado en el anaquel de arriba viendo a una arañita y me lo imagino de biólogo como el dice que va a ser de grande, sabradiosdónde estudiando a los animales muy metido en sus cosas y entonces comienzo a comprender que esos escuincles que estuvieron sentados comiéndose el espagueti en la mesa un día de estos se me van a ir a hacer lo suyo: una a servirle el agua a algún galancete por voluntad propia cuando finalmente haya llegado el día en que por fin esta escuincla sienta que alguien más verá por ella lo que ella verá por ese alguien más (aunque sea el greñudo ese de la patineta) o que el hooligan busque arañas en otra alacena, la de SU casa y entonces al fin pueda contratar el servicio de fumigación que siempre he dejado pendiente nada más para no coartar la inspiración de este niño.

Por eso mejor ya no le contesté nada al susodicho porque no quiero agobiarlo con mi filosofía de la mesa puesta y me sentí tranquila y satisfecha cuando recordé que no ha pasado un solo día en estos diecisiete años en que el susodicho haya dejado de subirme una taza de café por las mañanas o que yo haya dejado de esperarlo para cenar los dos juntos. Así que ya mejor me fui muy complacida derechito al botiquín, que al fin y al cabo me sale más barato ir a buscar el dichoso Melox que pagarle una terapia con el psiquiatra al filósofo que duerme conmigo.
.

.