27 febrero 2008

GUERRA DECLARADA

UNA GUERRA DECLARADA


En esta casa está declarada la guerra. Claro, esta no se parece a la de Irak pero una cosa les digo: está a punto de arder Troya y es todos los días en la mañana cuando alguien dice “Otra vez”, no significa “Otra vez el hooligan no se bañó” u “Otra vez nos mandó a llamar la Conchis” u “Otra vez Lady Pubertiana invitó a su galancito ese a hacer cockteles a la casa” naaaaaa bueno fuera, significa: Otra vez hay caca en el jardín. Y es que todos los días de entre 7 a 8:30 de la mañana alguien decora el pasto. El susodicho ya le echó la culpa a la Pelusa, que es una perrita blanca chiquiiita chiquiiiita bien coqueta que parece borla de algodón con patas y dice que va a ir a echarle pleito a la vecina. Pero ya lo convencí que no puede hacer eso sin tener pruebas, testigos o algo que lo compruebe. Por eso nos tiene desde hace 1 mes a todos haciendo guardia en la ventana con los binoculares y la cámara, que para tomarle fotos infraganti ¡háganme favor!

Hasta la pobre Sofiringa la tiene ahí pegada a la ventana como estampita y todavía el muy cínico le dice que no se mueva para que no lo vaya a espantar.

-Ya déjala que la pobre se vaya, que le pagamos para limpiar la casa no para montar guardia anti-cacas.

Y ya la veo a la pobre despegarse del vidrio e irse a trapear más feliz que nunca.


-Oye, pero, qué tal que no fue la Pelusa, qué tal que es caquita de gato, o de tejón, acuérdate que el otro día vi uno atravesando la calle - le dije en tonito suave para que no crea que estoy en su contra porque desde que empezó a montar guardias al que le toque no puede opinar porque se enfurece el hombre.

-Se nota a leguas que no sabes nada de cacas, ésta es de perro – me contesta muy tajante.

¡Madre santa! Siempre supe que hablar de esas porquerías se le daba muy bien sobre todo a la hora de la comida, pero no me lo sabía tan conocedor.

-Ay mi vida, uno identifica qué zapato es de quién, o a quién pertenecen los pantalones, ¿pero las cacas? ¡qué asco me das! – le digo y mejor lo dejé ahí solo montando guardia porque ya hasta me estaban dando naúseas no sé si de hablar de ese tema o de pensar que estoy casada con un caqui-experto ¡qué horror!


25 febrero 2008

Y PARA FESTEJAR...

Y PARA FESTEJAR...



Con eso del cumpleaños del hooligan y que los tiempos no están para andar haciendo fiestitas de esas que ahora acostumbran los escuincles que sale más caro que el mismo parto, lo estuve pensando les juro, me armé de valor y le dije al hooligan que invitara a 4 amigos el sábado, o sea el hooligan multiplicado por cuatro ¡qué horror!

Me estaba mentalizando a que el día iba a ser de lo más complicado, que se me iba a venir el mundo encima no más de estar correteando escuincles cuando justo escuché en mi programa ese de Diálogos en Confianza que siempre salen psicólogos que todo lo saben y lo que no lo inventan, que para evitar accidentes con los niños lo primero que tiene que hacer uno es escanear la casa para dejar fuera todos los peligros, como de esos rayos X que te pasan por el cuerpo para encontrarte un hueso roto, o más aún, como esa mirada del susodicho cuando se para afuera de la escuela para esperar a que pase la “Sincalzones” que es la mamá de un escuincle que diario lleva unos pantalones deportivos de esos pegadiiiiitos pegadiiiiiitos y que tiene un cuerpazazo que dios guarde la hora la desgraciada y el susodicho la escanea de arriba para abajo y disimula, quesque está cuidando que el hooligan entre bien a la escuela a-já, que se lo crea su abuela. Así que tomé una libretita y me fui recorriendo la casa para señalar las cosas que pudieran ser de peligro:


-Guardar bajo llave todas las medicinas.


-Que no haya cuchillos filosos al alcance de la mano.


- Bloquear todos los canales del sky que el susodicho desbloquea los viernes en la noche y cosas así, de esas que tengan que ver con maldades que se les ocurren a los chiquillos, bueno con decirles que hasta le puse llave al cuarto de la lavadora no fuera a ser que se les ocurriera hacer un jacuzzi, pero como el hooligan odia todo lo que tenga que ver con limpieza en eso me despreocupé un poquito.

Ni siquiera decirle al susodicho que me ayudara, si este fin de semana la televisión estuvo plagada de partidos de fútbol y ya se sabe que cuando pasa eso me quedo viuda, pero cual sería mi sorpresa cuando lo ví entrar diciendo, “Llegaron los refuerzos” Ay pero si hasta me volvió el alma al cuerpo ¡qué bárbaro!

-¿Qué traes en esa mochila? – le pregunto al susodicho que venía hasta jorobado de que se veía que pesaba un montón lo que traía.

-Equipo anti-hooligans que me prestó el papá de uno de los compañeros del fútbol que es de la PFP.

Y empieza a saque y saque un alterón de cosas que no vieran. Que si unos ultra-binoculares infrarrojos, que unas rodilleras con tracto-fricción y así, un montonal de cosas con nombres compuestos que ya ni entendí bien.

-¿Y esa cajita que trae?

-Curitas, por si alguien se hace un raspón – me contestó el susodicho.

-Claro, por ahí hubiéramos empezado – le dije, pero qué discutir ni qué nada, así una tenga la razón jamás hay que llevarle la contra al marido cuando se ofrece a ayudar, eso es LEY y toda mujer lo sabe.

Ahora sí, con la mente fija, equipo preparado y un marido cooperativo, que venga un ejército de escuincles cuando quiera, que aquí estamos para recibirlos ¡faltaba más!

.


20 febrero 2008

HOY HACE 10 AÑOS...

HOY HACE 10 AÑOS...

Un día tormentoso de cuyo nombre no quiero acordarme se nos fue la luz, ahí justo a medio partido de fútbol. El susodicho empezó a voltear la cabeza peor que la niña del exorcista, no le salieron cosas verdes de la boca porque la tenía ocupada gritando maldiciones para los de la compañía de luz. Pero ustedes saben como trabaja la mente de un hombre: o piensan en fútbol o piensan en sexo y en vista de que no había lo uno al susodicho le dio por ocupar el tiempo en puros frijoleiros.




Un més después ya estaba con el Predictor marcando positivo ¡qué tino del condenado susodicho! A la hora que le dije que me daba asco el café se puso a brincar como lombriz con sal diciendo que donde pone el ojo pone la bala, que qué bien truena pistolita y así de presumido que ni el se aguantaba.


Fueron unos meses largos en que le hice honor a la globalización del mundo, solo que esta vez la globalización parecía que me la había comido ¡qué cosa!



Me acuerdo que le dije al doctor que no quería saber el sexo del bebé, pero a la hora que me hizo el ultrasonido me dí cuenta que este niño iba para stripper, un show que se aventó que ya ni hubo necesidad de adivinar. Aquí entre nos les voy a confesar que lloré, el susodicho estaba feliz de contento de saber que venía un niño en camino y cuando me vió me daba palmadas en la espalda, "Ya...ya...tranquila" me decía muy cariñoso, pero yo no lloraba de emoción, lloraba de miedo no más de pensar cómo iba a limpiar esa cosa iuuuuuuuc !


Y sí, un 20 de Febrero de 1998 me fui corriendo al hospital y de pronto se escuchó un chillido espantoso, como puerco que llevan al matadero ¡era el hooligan! que había nacido.



Así que están todos invitados al pastel, acá los espero... !

18 febrero 2008

A LA CONQUISTA DE UN SUEGRO

A LA CONQUISTA DE UN SUEGRO


El sábado fuimos a los quince una sobrina del susodicho pero a Lady Pubertiana se le ocurrió invitar a un amigo, quesque para tener con quien bailar. Uyyyy no lo hubiera dicho porque el susodicho se la pasó diciendo que para qué diablos tenía que invitar gente, que si acaso no podía bailar con su padre y así.

Ya eran las 9 de la noche y ni luces del fulanito. El susodicho se paró y dijo que ya no lo iba a esperar más y hasta tuve que hacer que el hooligan fuera 3 veces al baño con tal de hacer tiempo, ya a la cuarta que le pregunté que si quería otra vez hacer pipí casi se tira al suelo de enojado. Ashhh ya ni por el bien de su hermana aguanta nada el condenado.

Por suerte que ya iba el susodicho para el coche cuando justo llegó como Ceniciento, casi casi dejando el zapato en la banqueta de la prisa el pobre muchachito, antes de que el coche se volviera calabaza y el susodicho se le volviera peor que madrastra. Pobre escuincle, no lo hubiera echo porque una cosa es ir en el mismo coche aguantando la mirada castigadora de un suegro celoso y otra muy distinta es aguantarle la mirada castigadora a un suegro celoso y con ganas de fregar.

El muchachito flaaaaaquito flaaaaaaquito y con ese look que se traen ahora a la despeiné se subió al coche sin decir ni pío. Parecía pollito tierno, apenas emplumando y temblando antes de que lo echaran a la olla hirviendo. Todavía antes de que se agachara para entrar le alcancé a decir al susodicho rápido que no fuera a molestarlo y hasta le dí un codazo para que recordara ¡pos este!

Todo el camino se fue respondiendo preguntas el pobre, que dónde vives, que a qué se dedican tus papás, de la escuela, ayyy hasta parecía examen semestral ¡qué cosa! pero como cuando a una Miss Universo le preguntan que cuál es su mayor deseo y contesta que no haya guerras y se acabe el hambruna ¡igual el condenado escuincle! muy seguro de sí mismo contestando todo y hasta con una sonrisa. Ya estaba yo casi parándome del asiento diciéndole ¡Olé torero! hasta que llegamos el mentado tema del fútbol.

-Y …(y el susodicho hizo una pausa larga, como para disfrutar a su presa acorralada y sin salida) ¿quién es el máximo goleador de los PUMAS de la UNAM? – le pregunta el susodicho.

Ay no no no no, ¡qué cosa más fea! Peorrrrr que las liposucciones esas que le encanta ver en el Discovery a la Lady Pubertiana. Tan buen historial el muchachito este para que viniera a perder por el mugroso futbol. Lo ví al pobre llevarse la mano a la cabeza, ganas me daban de ir abrazarlo como si fuera mi hijo, de darle palmadas en la espalda de ya ..ya..ya para que sintiera que no por no saber esas tonterías futboleras se iba a acabar el mundo cuando oigo desde el asiento de atrás: “Cabinho señor”

¡Madre santa! Casi da un volantazo el susodicho de la sorpresa que se llevó. Nada más les digo que cuando terminó la fiesta y se iba despidiendo, el susodicho le dijo que podía venir a la casa cuando quisiera.


¡Qué bruto! Qué españoles ni qué indígenas ni nada, esto es la CONQUISTA ¡faltaba más!

14 febrero 2008

FELIZ DÍA DE SAN VALENTÍN

De parte de esta familia que los quiere como si fueran parte de ella...


12 febrero 2008

UN SAN VALENTÍN GLOBALIZADO

UN SAN VALENTÍN GLOBALIZADO


Después de las amenazas de la Conchis el hooligan ha tratado de estar más callado, hasta se aprendió el pobre el lenguaje con las manos y se le ve que se está acostumbrando porque llega a la casa y me empieza a pedir las cosas a señas hasta que le recuerdo que ya no hay moros en la costa, que ya puede hablar y empieza a descoserse como hilo de media se va, hable y hable sin tragar saliva el pobrecito.

Esta semana está en exámenes de esos espantosos, y hasta yo suspendí todas las actividades en la tarde para arrearlo …digo, para ayudarlo a estudiar porque eso sí, bien que se aprende una cancioncita del jueguito ese del
Guitar Heroeque hasta la hace sin ver pero qué tal el verb to be verdad, ese sí ni con chochos le entra en la cabeza ¡qué horror!

Por eso ayer me lo traje duro y dale todo el santo día a ver si así se le pegaba algo pero cuando lo metí a bañar le descubrí en el cuaderno una hoja, era una cartita de amor para el 14 de febrero que le va a dar a una niña de nuevo ingreso de su salón, pero la pobre escuincla no sabe hablar ni jota de español, se mudó a México porque al papá lo mandaron de trabajo un año y desde que llegó el hooligan no ha parado de babear ¡qué cosa!

Ahhh qué niño, ¡qué ternura me dio cuando leí las primeras líneas!:

“Ai goan tu tel llu dat llu ar biutiful. Du llu guan tu bi mai gerlfren?”

Hasta me acordé de la primera carta que me dio el susodicho, esa que el de la farmacia me dijo, “No señorita, esto no es receta médica parece una declaración de amor pero no sabría decirle con exactitud, habría que llamar a un grafólogo” y caí en la cuenta que el susodicho me decía que estaba enamorado…No si ya está visto que la dislexia les viene de la genética a estos pobres. Volví a doblar la cartita del hooligan y la metí al cuaderno donde estaba y me fui suspirando, para eso sí que aplica el verb to be el condenado verdad, para eso sí está bueno.

Ahhhhhhhhh pero antes que nada una es mujer, así que ya veremos si en estos tiempos de globalización termino teniendo una nuerita de 8 años gringuita aunque sea para que el hooligan aprenda gramática ¡pos este!


.

07 febrero 2008

LA TERAPIA DEL CERILLITO

LA TERAPIA DEL CERILLITO


Ustedes disculparán tanta ausencia pero es que han pasado muchas cosas y como no quiero que me echen la culpa de que se les quedó aplastado allá atrás por estar horas leyendo, quedan avisados ehhh.

Todo empezó por que nos mandó a llamar la Conchis, que es la Directora de la escuela para decirnos que el hooligan tiene la reinscripción condicionada que porque no hay poder humano que lo haga cerrar la boca en el salón de clases. ¡Qué cosa! Hemos estado como si se nos hubiera muerto alguien, con el ánimo por lo suelos ¡qué horror! Veo al hooligan y me lo imaginaba de grande con su bata blanca oliendo a limpio, trayéndome el título de doctor con mención honorífica, así ya tenía con qué presumirle a la Güera Rubalcava.


Ayyy se imaginan…el hooligan diciéndome adiós desde su coche último modelo más brilloso que el Mercedes del guapísimo de mi vecino, ashhh pero si serán los hijos ingratos, ahora ya no sé si este escuincle vaya a ser el futuro Marco Antonio Regil o qué pero ya lo amenacé que o se calla o se calla.

Todavía llegó el susodicho y propuso llevar al hooligan a cargar bolsas al super, para que sienta la mano dura y como va a ser su futuro si no estudia como dios manda y dicho y hecho. Ayer temprano que buscó el uniforme nada, y que si dónde quedó el chaleco y que los zapatos qué. Le dije con la voz suave porque por dentro sufre más una madre que estos condenados escuincles, “Allá a donde vas no necesitan uniforme” y me mordí los labios les juro ¡qué horror! Bueno... sí llevan un chalequito gris con filitos azules y lo veía al hooligan como un lechoncito que llevan al matadero. Se subió al coche y llegamos al super y le dije, “Anda a cargar bolsas” mientras el susodicho le explicaba a la encargada.

¡Madre santa! Qué llorar ni que ocho cuartos, pegó un brinco y se fue corriendo a ganar la Caja 7. Ya no ví más porque no pude les juro, la encargada me dijo que regresara por ahí de las 2 de la tarde. Ya cuando llegamos el hooligan estaba sentado en una banca larga donde se sientan todos los cerillitos. Todavía me bajo muy apurada, con la conciencia peor de arrugada que un pantalón de lino y el hooligan me ve y se pone feliz. Yo para mis adentros pensaba, “Vaaaaaaya al fin este chamaco valoró” cuando le voy viendo las bolsas de los pantalones cargadas de monedas.

-¿Te dieron tantas propinas de que cargaste muchas bolsas mijo?

- No má apenas y cargué algunas.

-¿Entonces qué?

Todavía no me contestaba cuando se acercó la encargada a pedirme que por favor ni de chiste se me ocurriera otra vez llevar al hooligan a la terapia del cerillo que porque ya le estaban haciendo huelga de brazos caídos los escuincles y hasta se oían los gritos “Cerillos unidos jamás serán vencidos”. Todo que por que el hooligan apenas cargó 5 bolsas y ganó lo que otro en un día completo y lógico se alborotaron los demás a reclamar.

-Es que cargaba las bolsas y les hacía la plática a las señoras má – Me decía el hooligan en el coche, quesque les chuleaba el vestido y les preguntaba si era de Yves Saint Laurent y que si ya les habían comprado a sus hijos el Guitar Heroe que porque es bueno para la coordinación motriz ¡háganme favor! pues a las señoras les parecía gracioso, le seguían la plática y le pagaban doble o triple. Con decirles que hasta de la telenovela de mi argentino guapísimo les preguntaba el muy chistocito.

-A ver escuincle, de cuándo acá sabes marcas ehhh, de cuándo acá te fijas si es Yves Saintnoséqué ehhh, si a mí en la vida me has chuleado un vestido! – le dije.

-Ashhh má…¿Podemos venir mañana? – me pregunta el muy cínico todo alborotado.

¡Ni loca que estuviera! Mañana te me regresas a platicar al salón que donde la Conchis me vuelva a llamar ya veré yo qué le digo ¡faltaba más! - le dije con ese tonito amoroso que solo a una madre le sale.