18 febrero 2008

A LA CONQUISTA DE UN SUEGRO

A LA CONQUISTA DE UN SUEGRO


El sábado fuimos a los quince una sobrina del susodicho pero a Lady Pubertiana se le ocurrió invitar a un amigo, quesque para tener con quien bailar. Uyyyy no lo hubiera dicho porque el susodicho se la pasó diciendo que para qué diablos tenía que invitar gente, que si acaso no podía bailar con su padre y así.

Ya eran las 9 de la noche y ni luces del fulanito. El susodicho se paró y dijo que ya no lo iba a esperar más y hasta tuve que hacer que el hooligan fuera 3 veces al baño con tal de hacer tiempo, ya a la cuarta que le pregunté que si quería otra vez hacer pipí casi se tira al suelo de enojado. Ashhh ya ni por el bien de su hermana aguanta nada el condenado.

Por suerte que ya iba el susodicho para el coche cuando justo llegó como Ceniciento, casi casi dejando el zapato en la banqueta de la prisa el pobre muchachito, antes de que el coche se volviera calabaza y el susodicho se le volviera peor que madrastra. Pobre escuincle, no lo hubiera echo porque una cosa es ir en el mismo coche aguantando la mirada castigadora de un suegro celoso y otra muy distinta es aguantarle la mirada castigadora a un suegro celoso y con ganas de fregar.

El muchachito flaaaaaquito flaaaaaaquito y con ese look que se traen ahora a la despeiné se subió al coche sin decir ni pío. Parecía pollito tierno, apenas emplumando y temblando antes de que lo echaran a la olla hirviendo. Todavía antes de que se agachara para entrar le alcancé a decir al susodicho rápido que no fuera a molestarlo y hasta le dí un codazo para que recordara ¡pos este!

Todo el camino se fue respondiendo preguntas el pobre, que dónde vives, que a qué se dedican tus papás, de la escuela, ayyy hasta parecía examen semestral ¡qué cosa! pero como cuando a una Miss Universo le preguntan que cuál es su mayor deseo y contesta que no haya guerras y se acabe el hambruna ¡igual el condenado escuincle! muy seguro de sí mismo contestando todo y hasta con una sonrisa. Ya estaba yo casi parándome del asiento diciéndole ¡Olé torero! hasta que llegamos el mentado tema del fútbol.

-Y …(y el susodicho hizo una pausa larga, como para disfrutar a su presa acorralada y sin salida) ¿quién es el máximo goleador de los PUMAS de la UNAM? – le pregunta el susodicho.

Ay no no no no, ¡qué cosa más fea! Peorrrrr que las liposucciones esas que le encanta ver en el Discovery a la Lady Pubertiana. Tan buen historial el muchachito este para que viniera a perder por el mugroso futbol. Lo ví al pobre llevarse la mano a la cabeza, ganas me daban de ir abrazarlo como si fuera mi hijo, de darle palmadas en la espalda de ya ..ya..ya para que sintiera que no por no saber esas tonterías futboleras se iba a acabar el mundo cuando oigo desde el asiento de atrás: “Cabinho señor”

¡Madre santa! Casi da un volantazo el susodicho de la sorpresa que se llevó. Nada más les digo que cuando terminó la fiesta y se iba despidiendo, el susodicho le dijo que podía venir a la casa cuando quisiera.


¡Qué bruto! Qué españoles ni qué indígenas ni nada, esto es la CONQUISTA ¡faltaba más!

2 comentarios:

Lula dijo...

CLAP CLAP CLAP CLAP!!!
OVACIÓN DE PIÉ A LADY PUBERTANA!!! BRAVOOOOOO!!!

Porque fue ella, casi lo puedo jurar, fue esa inteligentísima criaturita la que le pasó el acordeón completo al galán.... ¡qué listaaaaa!

Saludos MariC

diablito dijo...

Ole!!!, la verdad yo recuerdo a cabinho más bien como en sueños y fue mi primera reacción, pero no sabía que era la correcta.

Salu2