28 diciembre 2006

FELIZ AÑO NUEVO

26 diciembre 2006

LOS REGALOS DEL SUSODICHO

LOS REGALOS DEL SUSODICHO


¡Qué día! Nos la pasamos todo el 24 haciendo pasteles, y digo Nos porque hasta el susodicho con todo y que odia la repostería tuvo que ayudar porque fue su idea y hasta eso que no se quejó, porque bien que prefiere que los regalos salgan del horno y no de la tarjeta de crédito. Por eso nos puso a hacer pasteles para medio mundo y todavía dijo que seguramente la gente iba a valorar más algo hecho por nosotros.

Así estábamos hasta que llamó la Señora Bárcenas, que es una paciente del susodicho que aparte de tener todos los siglos del mundo de edad lleva todos los siglos del mundo en tratamiento. Dice el susodicho que la mujer tiene la dentadura perfecta, pero a ella le gusta ir al consultorio a platicar porque está muy sola, hasta cuando llama por teléfono el hooligan grita: “Papaaaaaaaaaaá te habla la abuela” de que ya hasta le tomamos cariño a la viejita.

El susodicho hace el teatro de que la revisa y hasta la deja que escupa porque ir al dentista sin escupir en la cosa esa es como no ir y sobre todo, el susodicho que siempre me da el avión a mí, LA ESCUCHA.

Por eso le arrebaté la batidora para que fuera rápido a contestar, y después de un rato regresó limpiándose la cara con el delantal, quesque le había entrado harina en el ojo pero yo adiviné que lo que le había entrado era el corazón de la viejita Bárcenas.

Ya nada más le dijo a Lady Pubertiana que apartara un pastel y todos adivinamos para quien iba a ser. Habrá que esperar a que la viejita vaya a escupir para dárselo y a ver qué cara pone, que seguramente será de felicidad.

Por eso les escribo con un poco de miedo, no vaya a ser que el susodicho piense que prefiero un pastel hecho con sus manos que el cd de mi novio Alejandro Sanz que me había prometido, ¡ay que tener espíritu! pero tratándose de regalitos hechos en casa, hay otros que saben a frijoleiros y ni el GAS se gasta ¡faltaba más!


.

22 diciembre 2006

TODOS LLEVAMOS UN MONITO DENTRO

TODOS LLEVAMOS UN MONITO DENTRO
Mis deseos para Navidad




Yo no sé qué pasa en estas épocas que la Navidad que está llena de nostalgias, como ahora que el susodicho me ayudó a poner el arbolito, yo estaba por tirar a la basura un muñequito de los adornos porque estaba espantoso y muy viejo, cuando oí su grito de terror.

- ¡Ni se te ocurra! – gritó desde la otra esquina.



Yo entiendo que en estas épocas es un gastadero y hay que alargar el aguinaldo lo más que se pueda, ¿pero no tirar un adorno todo viejo? ¡Ay este hombre es un tilichero de veras!

Todavía le fui a decir que estaba horrible, que había que renovar los adornos del arbolito y dijo que sí, “Todos menos ese” y lo tomó con mucho cuidado mirándolo con unos ojos brillosos como no le había visto antes.

- Pues nos seguimos otros 17 años con los mismos adornos y ya- le dije muy sentida, hay que ver que este hombre es avaro deveras.

Eso pensaba hasta ayer que vino mi suegro a visitarnos y pude comprobar los mismitos genes viticultores del susodicho en mi suegro cuando empezó con que dónde está el saca corchos y que si salud por aquí y salud por allá con el vino tinto.

Justo cuando mi suegro levantaba su copa para hacer un brindis le vi esos mismos ojos que le había visto al susodicho. Se paró sin decir nada y se fue como flecha directito al dichoso muñequito en el árbol. Yo no entendía nada, ni siquiera qué les pasaba por la cabeza a los hombres en esta casa, ¿qué tal que lo hubiera tirado a la basura y en una de esas van y le hacen brindis al bote? ¡Ay no qué cosas!

Luego me enteré que mi suegra, que murió hace muchos años, lo hizo para una Navidad y puso a medio mundo a que la ayudaran, y fue entonces cuando vi al susodicho y a su papá parados como tablas, con la boca sorbiendo el vino pero con la mente allá, pasándole listón a su mamá y ayudándole a pintar las bolitas de unicel.

¡Ay que cosas! Si por eso dije que había que guardarlo, porque tampoco está uno para andar tirando las nostalgias a la basura con lo caro que está el vino en estos días.


Yo por eso les deseo para esta Navidad que guarden ese monito, (no en la panza porque luego tarda 9 meses en salirse), pero sí consérvenlo en el corazón, por que estos días: hoy, mañana, ayer, TODOS y cada uno son invaluables si los compartimos con la gente que queremos.


FELIZ NAVIDAD y desde aquí reciban un abrazototote de esta familia que los quiere tanto.


.

20 diciembre 2006

SANTA CLAUS YA PASÓ POR AQUÍ

SANTA CLAUS YA PASÓ POR AQUÍ





¡Vean nada más qué maravilla! Estas son las cartas y regalos que he recibido de mis amigos que me han mandado por correo y por paquetería, ¡ay no saben qué emoción tan grande! hasta el cartero y yo ya nos hicimos compadres. Pero es raro esto del correo ehhh, porque han de saber que más pronto llegó mi carta a Londres que una a Jalisco que todavía no llega, algo así como cuando tengo siglos diciéndole a Lady Pubertiana que la ropa sucia va DENTRO del bote y por más cerca que le queda nunca llega.

Nada más les digo que la Lady Pubertiana se quedó con el ojo así --> [] CUADRADO y hasta cuando tocaba el cartero su silbato decía "Yo voy" que ya es decir. Estos son mis regalos, los más especiales para mí, GRACIAS de corazón a todos los que jugaron conmigo a revivir el correo postal, los que mandaron su dirección y nos despertaron en esta casa esa emoción de ir a pegar con salivita del hooligan los timbres a los sobres, también gracias a los que mandaron una carta de vuelta y hasta de doble vuelta.

Yo los veo el viernes, para darnos un abrazo aunque sea virtual, por hoy los dejo con este saborcito rico que tengo en el alma.



18 diciembre 2006

COMO ARREGLARSE LOS MALESTARES

COMO ARREGLARSE LOS MALESTARES
(Tácticas del susodicho)


Por fin el Domingo fue la final del fútbol del hooligan contra una escuela de niños metrosexuales y el hooligan en lugar de concentrarse en el juego corría hacia las gradas para decirme que así como el número 20 igual quería dejarse el pelo. ¡qué horror! Si al enemigo hay que tenerle cautela, no admirarle el peinado ¡pos este!

De pronto se tiró al suelo, pero como siempre ha dicho que quiere salir en la televisión y me hace cada melodrama ya nadie le cree al pobre, eso hasta que después de un rato no se movía y ví que mi entrenador argentino guapísimo corría con sus shortcitos negros que tan bien le quedan a ver que le pasaba al hooligan.


Yo quería que le diera respiración de boca a boca y primero me la pasara a mí y yo se la guardaba al hooligan pero nunca se ofreció el ingrato, si ya había visto yo a este escuincle llevándose las manos al estómago a cada rato.

Desde que se levantó traía un dolorcito, yo que creía que era algo muscular porque el día anterior estuvo las horas echándose saltos mortales en un tumbling que nos encontramos, pero el susodicho que es muy práctico le dijo “Échate un pedo y ya” ¡válgame el cielo! Este hombre toda la vida arregla las cosas a su modo y no entiende que puede ser algo grave, ¿qué tal que es apendicitis?

-El apéndice no está a la altura de las tripas- decía el susodicho midiéndose con la mano.

-Mi vida,- le dije levantándole la playera al hooligan, -de TU ombligo al apéndice con todo lo que hay de estómago en el inter necesitas más de dos manos, en cambio en la del hooligan son apenas 4 dedos.

No había terminado de decir eso cuando el hooligan levanta la pata y sopla algo por ahí, y luego se para como si nada el mugroso escuincle y hasta va a jalarle la chamarra a su papá para apurarlo a llegar al partido ¡Qué es-pan-to! Del tal pedo tal astilla.

Así mientras estaba tirado el hooligan a medio campo, lo ví levantar un poco la patita izquierda y antes que otra cosa tomé del brazo al entrenador y le dije “Vámonos” con la misma tonadita que les hago a mis hijos cuando estamos de visita en casa de alguien y están de insoportables. El pobre entrenador se quedó sorprendido sin decir nada, cuando ví que el hooligan se paró como si nada y el árbitro silbó para que continuara el partido.

-¿Shá estará bien? – me preguntó el entrenador.

-Seeeeeeeeeeee, ni se preocupe.

Ya ni le dije nada al pobre, no vaya a ser que se entere de las mañas que tienen los hombres de esta casa para arreglarse los malestares y me vaya a expulsar al hooligan de por vida y luego qué hace una para conseguirse otro entrenador de shorcitos negros, naaaaaaa ¡ni que estuviera loca!

15 diciembre 2006

PLAN DE CONTIGENCIA DEL SUSODICHO

PLAN DE CONTIGENCIA DEL SUSODICHO


Yo no sé qué les pasa a estos dos escuincles que todos los días amanecen suplicando para no ir a la escuela. El susodicho con todo y lo Herodes que es a veces le encuentran la fibra más débil cuando el hooligan se le enreda en la pierna y lo arrastra por toda la casa hasta que va al baño y se tiene que despegar por que si no quien sabe como le vaya, se me queda viendo y levanta un poco la ceja del lado derecho como diciendo ¿Si o No? Entonces yo le hago ojos de pistola que quiere decir “Ni loca me los quedo toda la mañana”

Todavía el susodicho tratando de razonar con el berrinche del hooligan le dice, “Si sacan puros dieces, los dejo faltar” cuando desde la otra recámara se escucha la voz de Lady Pubertiana, “¡Uyyyyy ya valió!”

Dice el susodicho que se le quedan viendo raro los otros padres de familia cuando llega a la escuela y hasta los encargados de la vigilancia le hacen escolta abriendo paso cuando lo ven acercarse a la puerta, porque ya saben que arrancar a estos niños del coche en plena crisis existencial no es cualquier cosa.

Por eso el susodicho, que no gasta ni un peso en regalos navideños para la gente está ahorre y ahorre, que por que le tiene que dar un regalo especial a los policías de la escuela y no crean que por dadivoso naaaaa, es que desde hace una semana que se le ocurrió la brillante idea de pasear a estos escuincles media hora antes por los alrededores del colegio, desde que salen de la casa les pone una estación con “La hora de Luis Miguel” y por automático se duermen los pobres, ya que los ve que van amarrando el sueño mete segunda y acelera hasta la Puerta Uno. Los vigilantes que ya saben la estrategia muy sincronizados se para uno en cada lado y a la cuenta de tres abren las puertas, se bajan del coche bien modorros, y antes de que empiecen a preguntar que en dónde están o a dónde llegaron, el susodicho arranca a toda velocidad. Todavía dice que a veces ve desde el retrovisor al hooligan reclamando hasta que se acerca la maestra que lo toma del brazo, y el hooligan empieza a cabecear como buscando dónde esté acolchonadita para seguirle.


Hasta ahorita nadie se ha quejado, ni las maestras ni nadie ha dicho que babearon los escritorios, y más vale que los vigilantes sigan así de sincronizados si es que quieren regalo, porque todavía nos falta una semana para que los escuincles entren al estado de hibernación y se acabe el plan de contigencia del susodicho.

13 diciembre 2006

LOS REGALOS SECRETOS DEL SUSOSDICHO

LOS REGALOS SECRETOS DEL SUSODICHO


Yo no sé pero el susodicho lleva días que anda muy cooperativo con el quehacer de la casa, cosa rara. Baja y dice que va a poner una lavadora pero yo veo que el cerro de ropa crece y crece, todavía hoy Lady Pubertiana gritó pidiendo unos calzones, quesque desde que su papá se ofreció a lavar casi casi los tiene que usar frente y vuelta ¡qué horror!

Por eso hoy que el susodicho bajó al cuarto de la lavadora me le pegué muy silenciosa, apenas respirando para que no sospechara que lo ando fiscalizando. Lo ví que dejó el cesto de la ropa sucia a un lado, abrió la tapa de la lavadora y hasta ahí con la ropa. En seguida tomó un serrucho y empezó a darle a una madera larga, como quien dice está usando la lavadora de mesa de carpintería. Ya decía yo que el hooligan nada más se arrastra en tierra cuando lo ví con aserrín encima del pantalón, si es este hombre el que salpica todo lo que va saliendo de ropa ¡condenado!

-¿Me quieres decir qué estás haciendo? – levanté la voz mientras abría de sopetón la puerta.

El susodicho pegó un brinco, ni bien pudo esconder el serrucho cuando casi corta una manguera de la lavadora.

-Ejem...estem...¡En esta casa ya no hay privacidad ni para lavar!- refunfuñaba mientras metía toda la ropa de un jalón a la lavadora.

-Mi vida, no se lava lo blanco con lo de color- le dije tarde, porque la ropa blanca ya se veía de color rosado cuando echó las calcetas rojas del fútbol del hooligan.

Pero tampoco está una para quitarle la iniciativa a este hombre si bien dicen los psicólogos que si quiere una un marido que coopere en la casa, hay que darle libertad, aunque la libertad nos tiña la ropa blanca.

-Mamáaaaaaaaaaaaaaa- gritó el hooligan desde su recámara, -mi uniforme del fútbol se volvió azuuuhuhuhuhuhul – decía respirando para adentro del berrinche que se traía este escuincle, mientras yo me le quedaba viendo al susodicho con ojos de “a ver ahora cómo le explicas”

-Desde hoy le vas al Cruz Azul y punto – le respondió el susodicho mientras se le caía algo por detrás. ¡Ay Dios No me lo van a creer que era, no me lo van a cre-er! Me estaba haciendo las repisas que le pedí hace como 16 años, con todo y las divisiones para los elepés que ya ni existen, pero bien que las recordó el condenado, de algo han de servir. Quería dármelo de sorpresa para Navidad y yo que entre el detergente le vine a descubrir su secreto ¡ay qué cosas!

Ya no le pude decir nada, hasta le grité al hooligan que no blasfeme de su nuevo equipo cuando no paraba de gritar maldiciones contra el Cruz Azul, este niño no entiende que estos detalles no se dan en maceta.

Por eso hoy ni Lady Pubertiana que llevaba los calzones como de hilo dental de que se encogieron ni el hooligan que fue va a ser el único con uniforme azul en el entrenamiento dijeron nada, porque estaban amenazados de no quejarse de su papá cuando lo vean ir por el cesto de la ropa sucia, porque ya les expliqué que aunque estas iniciativas me van a salir caras necesito que su papá termine mi regalo antes de que los cds se extingan ¡faltaba más!


.

11 diciembre 2006

LA COMIDA "NAVIDEÑA" DEL SUSODICHO

LA COMIDA "NAVIDEÑA" DEL SUSODICHO


Hoy les escribo un poco acalambrada con la comida de ayer ¡qué horror! No sé qué me duele más, si el cuerpo de tanto trajín de sube y baje o la mandíbula de todo lo que me tuve que poner al corriente, pero valió la pena porque el susodicho se la pasó de lo lindo viendo el fútbol en quórum para gritarle de cosas a los pobres jugadores que ni lo oyen. Me recordó a la Ross, esa perra que tuvimos hace algún tiempo que tenía ojos de humano cuando este hombre sin decir nada me veía con cara de agradecimiento, más cuando tiré a la basura 4 botellas de vino tinto que como si fueran ladrillos nuevos se chuparon el susodicho y sus amigos y me fui directito a llevarle un Alka Seltzer.

Pero aquí entre nos debo decirles que le perdono todo por que el Sábado que hacía un frío del demonio, me fue a llevar un cafecito y nos aplastamos a ver la película de Ghost con la Demi Moore ¡Ay Dios qué cosa! Se viene la escena esa que la muchacha de madrugada se despierta a hacer un jarrón de barro y se le viene a sentar atrás el galán pasándole las manos por la cintura y empiezan a meter las manos a la masa que más bien parecía que estaban calentando el horno ¡qué cosa! cuando Lady Pubertiana dice “Oralesss que cochinero” y el condenado del hooligan remata gritando “¡Pero no trae calzones!!” ¡Madre santa qué manera de cortar las escenas sublimes de estos dos! El susodicho le dio un coscorrón al hooligan, que era el que más cerca le quedaba y ya no volvieron a opinar hasta que llegó la parte esa donde se muere el asesino y vienen las sombras a llevárselo al infierno y el hooligan se metió rapidito abajo del sarape, yo creo que para que no lo vieran a él y aprovecharan el viaje. Ya después como de 10 minutos de estar atrincherado bajo la cobija sacó la cabeza un poco morado el pobre preguntando si ya se fueron los demonios para salir.

Al rato nos fuimos todos a dormir, a esperar a los invitados del día siguiente, a terminar de preparar todo y hasta tuve que amenazar al susodicho que cuando toma vino tinto le entra lo querendón que se anduviera con discreción con el hooligan que desde que vio la película lo traemos de estampita en la noche, que ni crea que le voy a andar haciendo
la perra brava con este demonio a punto de aparecer por debajo de las cobijas.



08 diciembre 2006

PLAN B PARA OBTENER PRIVACIDAD EN LA CASA

PLAN B PARA OBTENER PRIVACIDAD
EN LA CASA



Y yo que creía que el susodicho se había vuelto de lo más social invitando amigos para el domingo y aquí mismo en los comments de acá abajito me vine a enterar de sus mugrosas intenciones por que resulta que CA-SUAL-MENTE ni son villancicos, ni es espíritu navideño, ni será el sereno, es nada más y nada menos la final de su dichoso futbol y claaaaaaro, no es lo mismo aplastarse solo que sentarse con otros 3 a gritar en una sola voz ¡Dios de mi vida! Si este hombre toda la vida ha actuado con alevosía y ventaja, lo debí de haber adivinado cuando ví la despensa retacada de cacahuates japoneses ¡qué cosa!

Pero aquí entre nos, prefiero que esté ocupado gritándoles a los jugadores que encima de la plática de las mujeres porque este hombre siempre hace lo mismo de que por un lado lo ves ahí con los amigos, pero de repente algo pasa, nadie lo nota más que yo que le conozco todas sus mañas que su otro oído está como antena de radar captando la señal de nuestro chismerío. Luego luego me entero porque sin contarle nada ¡zaz! me sale diciendo “¿Que fulanita ya no anda con sutanito?” Igualito que el otro día que estuve platicando en la calle con la Charito y el muy móndrigo se metió al baño nada más porque ahí hace como vacío y se oye todo clarito, hasta se pega a la ventana para sintonizar y casi estoy segura que se queda respirando apenas para no hacer interferencia.

Así que viéndolo bien ya mejor le dije a Lady Pubertiana que bajara rápido, para que me busque en el internet el calendario oficial de la liguilla, de la Champions League, el torneo de apertura y clausura y todo lo habido y por haber para programar las próximas reuniones. ¡Ay Dios! Hasta me parece mentira la privacidad con la que una va a poder platicar en esta casa.


.
.

06 diciembre 2006

EL DICHOSO ESPÍRITU NAVIDEÑO DEL SUSODICHO

EL DICHOSO ESPÍRITU NAVIDEÑO DEL SUSODICHO


El susodicho está planeando invitar para el Domingo a sus amigos quesque quiere hacer una comida navideña. Es raro les juro, porque aquí todo el mundo organiza cosas siempre pero el susodicho jamás dice nada porque bien sabe que a quien le nace la iniciativa es el que se mocha con el dinero, por eso siempre deja que los amigos organicen todo el muy mañoso, pero esta vez es diferente, de pronto se le quitó un poco lo Grinch y anda de con un espíritu que no vieran. Nada más para que me entiendan: sin ningún tipo de amenaza (caso único en la vida) me subió las cajas de los adornos navideños que pesan un titipuchal por voluntad propia, que ya es decir. Todavía me acuerdo de una vez que por más que le pedí, él nada, hasta por ahí del 28 de Diciembre con un poco de remordimiento de conciencia subió a Rodolfo el Reno que ya ni nariz tenía para que los hijos no se nos traumaran.

Pero ayer les juro que mientras yo alzaba lo vi de reojo poniéndole esferas al árbol, hasta regañó a mi querido hooligan nada más porque en una rama le puso una calabaza de las del halloween quesque porque se ve como una mezcla de temporadas decía el escuincle este.

A mi me da un no sé qué, porque en la vida lo había visto así, todavía hace rato que estaba recargado en el marco de la puerta viendo si quedaron bien las lucecitas del árbol Lady Pubertiana pasó y le dijo “Oralesss, qué panzota hasta pareces Santa Claus” y en lugar de soltarle una bofetada como acostumbra se rió “JO-JO-JO”

El caso es que algo raro le está pasando al susodicho, en “Diálogos en Confianza” del canal once dijeron que así pasa con la edad, que a las mujeres se nos viene la menopausia, las canas, las manchas, las arrugas y todas esas cosas espantosas pero que los hombres entre más viejos o se vuelven coscolinos o se vuelven sensibles. Por eso ya ni le dije lo mal que se veía cuando se puso la gorrita de Santa Claus que le compré al hooligan por que al hombre este lo prefiero ridículo que dándole "aguinaldo" a cuanta vieja de 90-60-90 se le atraviese ¡faltaba más!

.



04 diciembre 2006

UN SABADO PARA LAS FUTURAS GENERACIONES

UN SABADO PARA LAS FUTURAS GENERACIONES


Bien dicen los que saben que después de la tormenta viene la calma, como ayer que me fui a hablar con el susodicho por que ahora que nos fuimos al campo a festejar a su papá que cumplía 86 años, se oxigenaron tanto que terminó de pleito con su hermano, que es como la copia al carbón del susodicho pero con 10 años menos y sin panza. A mi me da un poco de miedo, por eso cuando se juntan antes de besar al susodicho lo reviso bien y si no le veo canas lo saludo de lejitos y así no anda una por la vida haciendo desfiguros con el cuñado ¡qué cosa!

Pero es que el susodicho no escarmienta ni con la expulsada que le dio el espandrajito del árbitro ese que igual se metió en el partido de futbol de los niños a marcarle faltas al sobrino, entonces vino su hermano y en venganza le gritaba al hooligan que era un Cuauhtémoc Blanco , cosa que le puede sacar piedritas en el riñón a los hombres de esta casa.

¡Qué les digo! Toda la vida lo he visto ecuánime al susodicho, diecisiete años de esfuerzo y dedicación para aplacarle el carácter a este hombre pero cuando se trata del fútbol, ahí es cuando le sale lo cavernícola que lleva dentro. Lo malo es que ya comprobé que para colmo el hooligan que no heredó ni mis juanetes, ni el cabello necio del susodicho tuvo que heredar el mismito gen futbolero, si para eso son útiles los avances de la ciencia, así las próximas generaciones y para la salud de las esposas van a poder concebir hijos antifutboleros in vitro ¡faltaba más!

-Anda viejo, ve que a fin de cuentas es tu hermano- le decía al susodicho después de hacer labor para convencerlo que fuera a pedir disculpas.

Y sí, lo vi ir derechito como con el remordimiento de conciencia encima pero sin reconocerlo, también lo vi extender la mano muy disimulado con la misma cara que hace cuando le pido que me ayude a tender la cama, ¡qué bárbaro! De foto estaba este hombre, de foto, como para enmarcarle el único momento en que le sale el lado flaco, como para que quede constancia en papel fotográfico para todas nuestras futuras generaciones de que ahí de aquel que en esta familia se le ocurra irle al tal Cuauhtémoc Blanco si no quieren que su tatarabuelo les venga a jalar las patas ¡pos estos!