30 junio 2008

COMO UN DOMINGO CUALQUIERA

COMO UN DOMINGO CUALQUIERA


Ayer no nos despertamos como cualquier domingo. Ayer nos despertó un olor a fritanga que hasta nauseas me dieron ¡qué horror! Bajé corriendo las escaleras todavía con el edredón marcado en la cara y me topé con el susodicho en la cocina quesque estaba preparando paella para la tardecita que ganara España en la Eurocopa.

-¡Válgame! Deja de cocinar eso a estas horas – le dije toda asqueada, -Además de cuándo acá me resultaste clarividente como para saber quién va a ganar ehhh?

Pero el susodicho estaba concentrado en lo suyo, cocine y cocine.

Al rato baja la Sofiringa con su playera blanco y negro, quesque para estar a tono con el patrón.

-Tenías que ponerte de rojo le dijo el susodicho disparándole ojos de pistola –¿qué no ves que esos son los colores de los contrarios?

-No patrón, yo le voy a Ballack – dijo la muy futbolera, y se le hacían los ojos como de mantequilla sobre un hot cake recién salidito del sartén.

De veras que a esta móndriga desde que le apareció su galancito virtual le despertó la hormona calenturienta ¡pos esta!

-Ballack es mío- le dijo Lady Pubertiana como una leona marcando su territorio.

Ay hubieran visto que ojos de odio se les hacía a las dos. Más cuando en pleno partido al dichoso Ballack estaba tirado a medio campo que porque le abrieron la ceja y las dos pegaron el brinco a ver quién lo defendía más.

-Tu a la esquina derecha y tu a la izquierda y pobre de la que se mueva de ahí – les dije señalándoles las esquinas a estas dos perras rabiosas, - Y tu SILENCIO le grité al susodicho que ya estaba gritando que qué chillón el dichoso Ballack, que parecía nenita llorando y una de adjetivos calificativos que no vieran.

-Si vamos a ver el fútbol, lo vamos a ver en PAZ ¿oyeron? – les dije a todos.

-Además ahí están los Reyes de España – dijo el hooligan muy conocedor,
- hay que ser educados.

-¿Y tu de cuándo acá sabes de los Reyes de ningún lado ehhh?- le preguntó Lady Pubertiana.

¡Ja! Si ya decía yo que no sirve de nada poner las tablas de multiplicar pegadas por toda la casa cuando en el W.C. está todo el conocimiento del mundo desde que mi mamá nos pasa todas sus revistas del HOLA y el susodicho las pone todas en el baño.

-A ver don sabelotodo, - le dice Lady Pubertiana al hooligan para fastidiarlo como siempre,
-¿cómo se llama la esposa del Príncipe Felipe? A verrrrrrrrr?

-Letizia – contesta y hasta le pronuncia la zeta.

-¿Y la esposa del Rey?

-Sofía.

-¿Mande? – volteó la Sofiringa desde su esquina.

Así se pasaron toda la tarde, entre dimes y diretes, la Sofiringa y Lady Pubertiana desde sus esquinas gritándole al Ballack, el susodicho gritándole también pero puras groserías, el hooligan aprovechando la distracción para comerse los camarones de la paella que el susodicho los tenía contados y al final ¡qué les digo! Un marido con el pecho lleno de gloria, grite y grite que “Jolines!” por aquí y “Jolines!” por allá y celebre y celebre que sí ganó España con el vino tinto y comiendo paella, ya saben... como un domingo cualquiera (ajá)

.

0 comentarios: