18 abril 2008

DEL PLATO A LA BOCA

DEL PLATO A LA BOCA...
(SE TE CAEN LOS FRIJOLEIROS)


Estoy muy preocupada en primera por lo de la computadora que creo que van a cobrar un dineral por la compostura como si tuviera uno dinero guardado en el refri en lugar de litros de leche ¡qué horror! Y segunda porque mi querido hooligan que todavía no se sabe limpiar bien la cola ya anda de enamorado de una compañerita del salón que no vieran y no es eso solamente, se la pasa preguntándome que cómo fue que su papá y yo nos hicimos novios, que si le puedo contar paso a paso, y entre más le quiero cambiar la plática más insiste el condenado escuincle obsesivo.

Así debería de ser para la escuela, que estuviera duro y dale: “Miss, ¿me puede decir otra vez cómo Cristóbal Colón llegó a América?” y que la Miss le contesara que ya se lo dijo ochocientas veces, respirara para adentro y dale otra vez. Pero no,
Este escuincle lo único que quiere saber es si alguna vez su papá me pasó el chicle.

Lo único que me acuerdo es que cuando el susodicho se me declaró yo no le entendí nada y al otro día que me llamó para saber qué habían dicho mis papás le pregunté “¿De qué?” y el me contestaba “Pues de eso y así nos pasamos 5 minutos entre que de qué dijeron y pues de lo que ya te dije y que si lo que tu sabes y así, hasta que ya le dí un bien claro y con todas sus letras y hasta le descansó el alma al pobre. Todavía el muy cínico me dijo que si hubiera seguido 5 minutos más así me iba a traer serenata para terminar de convencerme y desde entonces supe que con el susodicho había que hacerse la difícil siempre para sacarle su mejor lado.

Luego viene la convivencia diaria, los detalles como las miles de cartitas que me escribió.

-¿Tu ya le escribiste una cartita a tu noviecita? – le pregunté al hooligan.

-Si pero no funcionó.

Ay pobre escuincle, como va a funcionar si ni el mismo entiende lo que escribe, la próxima que se la haga en la computadora cuando ya funcione, mientras tanto que todo se lo diga de viva voz para que se vaya acostumbrando.

Pero las épocas van cambiando, yo a la edad del hooligan en los únicos novios que pensaba era en la Barbie y el Kent y cuando hablaba de frijoleiros pensaba en acompañarlos con tortillitas y salsa verde pero los niños de ahora lo que menos tienen es inocencia.

Por eso ayer que el hooligan preguntó que cómo fue mi primer beso le retaqué la boca de sopa y lo amenacé que se terminara todo el plato, que por eso están los niños africanos esos que pasan en las noticias todos huesudos que no tienen ni una cucharadita de sopa para llevarse a la boca como para que este ande desperdiciando ¡pos este! Y le prendí la tele para que se distrajera un poco, que donde este escuincle calenturiento ande masticando la idea de besar a la niña en lugar de masticar la comida lo m-a-t-o.

-¿Mamá que no habías dicho que no era bueno comer viendo televisión?

-Cállate – le dije con tonito pedagógico –es para estar bien informados.

Y ya no mencionó nada más. Todo iba bien hasta que me pidió un platito de frijoles y ahí sí que ardió Troya.

-Aquí los frijoles se consumen con un acta nupcial ¿entiendes? – y le metí otra cucharada de sopa en la boca mientras yo iba a buscar dónde dejé mis valiums ¡Válgame! con estos escuincles ya no se puede.

.

0 comentarios: