21 abril 2008

ANTÍDOTO CONTRA EL SALPULLIDO


El colmo de los colmos no es que siga sin computadora, que ya cuento los días para que me la regresen. Si no que ya les había contado que todos en la casa estamos como zombies con un vacío de abstinencia de la computadora, reconociéndonos como si hubiéramos vivido lejos y nos volviéramos a encontrar, hasta lunares le encontré al hooligan que en la vida le había visto y a Lady Pubertiana le salieron algunas ronchas, dice el doctor que es como cuando en las dietas cambias de alimentación y aparece acné igualito, esta escuincla no puede entrar a su dichoso MySpace y le salen ronchas ¡háganme favor!

Por eso el otro día que estaba duro y dale con que tengo que ir a ver mis comments, me la llevé al ciber café, ¡Uuuyyy hubieran visto! Como un alcohólico que encontrara una cervecita fría igualito la Lady Pubertiana se abalanzó sobre la primer computadora. Ya satisfechas sus ansias hasta le volvió el color a esta pobre escuincla y hasta dejó al hooligan que también viera el suyo, porque han de saber ustedes que en esta casa no tendrán calzones pero MySpace todos tienen.

-Te dejé un comment má – me dijo el hooligan bien emocionado. ¡Ay que lindo escuincle! Es cariñoso a su modo, empalagoso hasta la pared de enfrente que parece estampita pero no es de los que dicen cosas, lo más cariñoso que recuerdo es cuando se me recargó en el brazo y me dijo que me sobraba piel.

Así que aunque el encargado del ciber café ya nos hacía cara de pocos amigos y levantaba el brazo mirando el reloj a cada 2 minutos, Lady Pubertiana volteaba y le decía igual que me dice a mí cuando la mando a hacer la tarea: O-R-I-T-A mientras yo veía de rápido mis mensajes y mis correos, me topé con el mensaje del hooligan, luego otro de la Lady Pubertiana que también es igual de cariñosa que su hermano (ajá):




Nos fuimos de ahí todos satisfechos, como si hubiera sido Navidad y hubiéramos abierto un alterón de regalos, ¡qué cosa! aunque a la que le salió salpullido fue a mí no más de que este escuincle me recordó que huelo a suegra pero bueno, al menos ya nos vamos curando de la abstinencia desde el ciber café.


0 comentarios: