16 noviembre 2007

LAS MENTIRAS VIENEN DESDE EL ESTÓMAGO

LAS MENTIRAS VIENEN DESDE EL ESTÓMAGO


Todo empezó el otro día mientras estábamos preparando el desayuno y escuchábamos en la televisión que hablaron de que el estómago en los hombres es símbolo de que son mentirosos, o sea, entre más voluminoso el estómago más mentiroso y conste que yo no dije ni pío, y menos le volteé a verle la panza al susodicho que siempre le critico y hasta le digo que cuando se pone la bata de dentista me da como nostalgia de que me recuerda las batas de maternidad. Pero les juro que esta vez no perdí la compostura y el susodicho luego luego se volteó a renegar que ni hay que creerse esas cosas y que nadie le va a venir a decir a el que es un mentiroso. Luego viene Lady Pubertiana y me da un papelito que le escribió el galancito, pero no con cosas de amor como un noviecito cualquiera, como cuando el susodicho le daba por ser romántico y me escribía cartitas de amor cuando éramos novios y me costaba traducirlas porque se carga una letra de doctor que dios guarde la hora, y me ponía hasta arriba del lado derecho los días que faltaban para la boda, como cuenta regresiva de que ya le andaba al desgraciado, ¡ay qué tiempos aquellos! Pero ahora el escuinclito este le escribe a Lady Pubertiana:




Que para que le haga el súper que por que va a venir a cocinarle. ¡Ay pero me lo como al escuincle, qué tierno! Me quiere conquistar a la nena por el estómago igualito a como me conquisté al susodicho.

-Ya viste mi vida, resultó gourmet este niño – le dije al susodicho mientras le enseñaba el papelito.

-Este tonto nada mas quiere jugar a la comidita – me contestó el susodicho ya bien encorajinado de celos. Ay pero está visto que en la vida un suegro le ha de reconocer una virtud a un yerno, por lo menos un suegro como el susodicho primero muerto.

Todavía muy sarcástica voy y le digo:
A veeeer a veeeeer quen está celoso en esta casa queeeeen?

Y no contesta nada, quesque el no está celoso de ese mocoso, que si se cree chef o qué, que nadie le va a venir a decir qué tiene que comprar en el super pero que él celos NUNCA y así, y eso que ya ni le enseñé la parte de atrás del papelito donde el escuincle puso que quiere vino tinto y hasta le da 3 opciones para escoger: que si Concha y Toro, Casillero y otro Bruhenjaimer o sepa dios qué porque también tiene letra de doctor este escuincle ¡válgame! Así estábamos hasta que llegó el hooligan a interrumpir,
“¿A veeer a veeeer quen dice que no está celoso, queeeeen tiene la panza más mentirosa queeeeen?”

Lo bueno de todo es que el hooligan es como mosca porque en cuanto el susodicho le aventó la pala de madera con la que estaba volteando el pan, el hooligan luego luego voló para esquivarla, que si no ya tendría un yerno muerto, una hija solterona, un hijo descalabrado y un marido panzón asesino de hijos ¡qué cosas!

.

1 comentarios:

The_Saint_Mty dijo...

Pues que va a preparar con todos esos ingredientes?..ja, ajá pinta pa´chef que vuela. Saludos,