13 junio 2007

UN HOOLIGAN ÍNDIGO

UN HOOLIGAN ÍNDIGO


Desde que se nos fue la Sofiringa que la casa se siente de lo más vacía y estamos todos como zombis, no tanto por la nostalgia si no porque ahora tienen que recoger cada quien lo suyo, con decirles que hasta hace unos días Lady Pubertiana gritaba de groserías que porqué la Sofiringa le había dejado el edredón gordo que es para el frío con el calorón que hace y ayer hasta la escuché decir que “qué bonito el edredón que tanto le gustaba a la Sofiringa”.

Por eso ahora que tengo que estar duro y dale limpiando todo hasta prendo la televisión como le hacía la Sofiringa que por donde pasaba le echa una miradita a algún programa y le subía alto el volumen quesque según ella así se inspira y le sale mejor el quehacer. Justo estaba una señora que traía en brazos a una “niña índigo” y todavía pregunta desde la otra pieza el sonso del susodicho que no sabe nada de pedagogía: ¿Qué…llevaron a Pitufina?

-No burro- le grité, -déjame escuchar la explicación. Y es que estaba enumerando la señora esa las características de un niño índigo y decía:

1. Casi todos son zurdos.
2. Tienden a ser vegetarianos.
3. Pueden recordar hechos que pasaron hace muchísimo tiempo.
4. Son muy activos.

A cada cosa que decía la mujer esa yo pensaba para mis adentros: Sí….sí….sí ¡válgame el mugroso del hooligan no es un niño cochino, es un niño índigo y una sin saber!

Justo cuando en eso llega Lady Pubertiana y me pregunta que qué tienen de diferencia los niños índigos.

-Que son muy sensibles – le digo.

-¿O sea jotitos?

-No babosa- le grito, - SENSIBLES -, justo cuando en eso el hooligan gritaba acusándola, “Mírala mamá, me está diciendo joto!!”

También dijo que los niños índigo tienen un coeficiente intelectual muy alto y que por eso a veces se aburren en la escuela y los tachan de indisciplinados.

-Ya ves, -dijo el susodicho, -a lo mejor por eso al hooligan se lo trae de encargo la vieja loca de su maestra con el alterón de recados que manda en la libreta de tareas.

Aunque bueno, considerando que este niño confunde las palabras y hasta dice fornica en vez de formaica pues vaya uno a saber. Por eso le fui a dar un pellizco a Lady Pubertiana, para que le parara con que “Mi hermano es joto, leeeeero leeeero” que ya me tenía hasta la coronilla y la amenacé para que dejara en paz a su hermano índigo, no vaya a ser que en una de esas con tanto coraje que hace este escuincle se le deslave lo índigo y termine en un color que no tenga explicación científica ¡pos esta!

.

0 comentarios: