01 noviembre 2006

UN HALLOWEEN FRUSTRADO

UN HALLOWEEN FRUSTRADO


Ayer el susodicho despertó de ultratumba ¡qué espanto! Le salió por detrás al hooligan disfrazado de “algo” que nunca di qué era y le pegó un susto que casi me deja un hijo diabético. Quesque por primera vez en su vida quiere compartir con su hijo lo que es salir a pedir dulces a las casas. Es raro eso les juro, por que este hombre toda la vida ha odiado eso y me acuerdo que antes de que tuviéramos hijos tocaban los escuincles a pedir, él salía refunfuñando diciéndoles que no había nada, ya después cuando tuvimos hijos y se le quitó un poco lo Herodes les convidaba un puñito de cacahuates japoneses, que ya es decir.

-¿Pero de qué te disfrazaste mi vida? – le pregunté, y todos esperábamos la respuesta por que el hombre venía con la camisa desfajada, la nariz roja como el reno ese de Santa Claus y todo despeinado. ¡Pobre! Ni el supo de qué se disfrazó pero aquí entre nos he de confesarles que yo ese disfraz ya se lo había visto algunas veces antes, cuando se le pasan las copas en alguna fiestecita.

Ya después de un rato de convivencia padre e hijo regresaron a la casa y el hooligan se subió llorando a su recámara.

-¿Qué te pasa mijo? – le preguntaba mientras que con la lágrima se le hacía surco en el cachete de la pintura de calavera que traía en la cara.

-¡Nadie me dio nada mamá, N-A-D-I-E-!

-¿Cómo va a ser? ¿Estas seguro que gritaste bien, dijiste “Queremos Halloween” bien pronunciado? – le pregunté, por que ya saben que este pobre es un poco disléxico que hasta confunde “formaica” con “fornica”.

-Sí mamá, síiii – decía y se hacía un batidillo de pintura cuando se limpiaba las lágrimas con las manos.

-Ay mijo, a lo mejor ya se les habían terminado los dulces.

-No mamá nohohohohohoho- decía suspirando para adentro del berrinche.

-¿Entonces?

-Yo venía mamá, me paraba con mi disfraz reluciente de calaca, me brillaba con la luna, ¡Uuuyy hubieras visto! Se veía fosforescente y todos se me quedaban viendo con un poco de envidia, todo era perfecto T-O-D-O.

Yo lo veía intrigada, si no fue falta de dulces y se sentía tan dueño de sí ¿qué le pudo haber fallado a este escuincle? Pero él siguió contándome.

-Todo iba bien, salían las señoras de las casas cargando sus canastas llenas de dulces, ¡habían los chocolates esos que me encantan! De pronto, cuando estaban a punto de tomar un puño para echarlo a mi bolsa de dulces ¡zaz! Algo pasaba que me miraban horrorizadas y se metían a sus casas. Hubo algunas que hasta iban por sus hijos y los metían a jalones, como si yo les causara horror.

-Ay mijo, ya sabía yo que aunque tu disfraz era el más barato iba a funcionar.


-¡Eso no eraahahahahahaaa! – decía y volvía a suspirar para adentro, -Cuando me puse a revisar por qué se espantaban tanto me di cuenta que fue por culpa de mi papá.


En seguida pensé lo ingratos que pueden ser los hijos con uno ¡qué bruto! Nada más por un día que te decides a convivir con ellos y tan fácil te culpan de cualquier cosa. Ya estaba yo echándole mi sermón al hooligan de amaos los unos a los otros cuando salió de su berrinche y se paró diciendo que oyó que dos mamás que venían con sus hijas disfrazadas de Morticia les iban diciendo a los demás que tuvieran cuidado porque por ahí andaba un borracho persiguiendo a un niño.

¡Madre santa! Me paré y me fui derechito a hablar con el susodicho.

-¡Mi vida necesito hablar contigo! – le grité, pero el hombre ya venía con su cervecita que le hacía juego con el disfraz.

-¡Te dije mil veces que no te posesionaras de tu papel, que cuando uno se disfraza hay que ir tranquilo, no dándole vida a la caracterización!

Y como en el fondo es buen padre se fue a llenarle la bolsa al hooligan con los dulces del año pasado para que no la viera tan vacía y se fue a sentar al reposet a ver la tele un rato. Al hooligan yo creo que le dio algo de remordimiento que se fue a sentar junto de su papá, y ahí los dejé al borracho espanta niños y a la calaca muy acurrucados viendo el fútbol.

2 comentarios:

JOSE SANCHEZ ZOLLIKER dijo...

No sé porqué no me abre la ventana de comentarios en Haloscan. En fin, nada más quería decirte, hoy sí me has matado de risa. En la oficina todos se me han quedado viendo raro... Gracias!

Mary Carmen San Vicente dijo...

No sé qué pasó, a mi me llegó directo al correo y ahí me dio la opción de "publicar" ayyyyyyyy no será cosa de brujas ? ;)