14 julio 2006

UN DÍA DE ACIERTO

UN DÍA DE ACIERTO


Toda la vida he sido de las que sacan fotos hasta de que la mosca vuela y por eso en el álbum familiar está registrado todo: Un beso de novios, cuando rotulábamos invitaciones para la boda, los embarazos, el primer día de clases, hasta el record guiness de no bañarse del hooligan quesque para ahorrar agua y ayer no fue la excepción que me quedé cuidando a José y Toño, mis dos sobrinos versión doblada del hooligan y les armé un video:





Lady Pubertiana que en la vida me lee y todo el santo día me amenaza, “Mamá por tu vida, no vayas a escribir eso en tu Recetario ehhhhhhh”, por que según ella más tarda en pasar algo acá que yo vengo y se los escribo (ayyy que exageradita verdad? jeje) por único día la ví más contenta que cuando le dijo el Profesor de Biología que no se había ido a examen extraordinario ¡qué cosa! Ya iba y venía la condenada escuincla en la computadora, “Mamá te manda felicitar el Vago”, y se volvía a sentar al Messenger y al rato “Mamá que fulanito dijo que está divertido y a menganito le dio mucha risa”.

Por primera vez su madre había tenido un encuentro cercano de un extraño tipo con los gustos de sus patinetos amigos sin que le pareciera cursilada y me sentí como cuando Don Gato está a punto de ser millonario haciendo pasar al pobre de Benito por el Marajá de Pokajú cuando paso caminando y los patinetos sonríen en señal de aprobación, y cruzo la calle y levantan la mano saludando y todo está en su lugar porque madre e hija comparten juntas algo que no sea “Levanta tu alterón de ropa que tiene una semana oreándose debajo de tu cama” y una respuesta de “Mssssssí O-R-I-T-A”

Eso mientras que los patinetos no descubran que el lunar en el pie era chicle no más.


0 comentarios: