17 julio 2006

ANTES Y DESPUÉS

ANTES Y DESPUÉS

En el último post estuvo más que visto el titipuchal de años que me cargo encima. Niños, niñas ustedes que no supieron a tiempo quién era Demóstenes y Don Gato y que jamás vieron el capítulo de Laslo Losla, les vengo a contar un poco de cuando los celulares parecían ciencia ficción. Para eso, voy a buscar en mi casa los vestigios de esa antigua civilización que éramos nosotros aunque acabando este post tenga que tomar terapia.

Primero: Una fotografía vieja de fleco de fuente de chorro que tanto me criticó el malvado de Víctor Deniz. Sépanlo ehhh peinarse así llevaba su tiempo y su esfuerzo y claro, también invertía una en spray.



Segundo: Un toca discos. Por que los discos nos parecían una maravilla y en lugar de adelantar o regresar una canción como ahora que le picas un rewind, tenías que alzar la aguja y buscar el filito oscuro de donde se veía una separación entre canción y canción y tratabas de atinarle con la aguja para que cayera justo ahí. Lo moderno del caso era que cuando acababa el disco se alzaba la aguja sola y se regresaba. (Ya me está dando escalofrío)

Tercero: Todavía me acuerdo cuando en la escuela nos pusieron la clase de computación y las computadoras eran grandotototas con el monitor negro y las letritas verdes, ni se sabía del internet mucho menos de chatear.


Cuando quería poner sin admisión al susodicho que era mi novio, mis hermanas le decían que estaba dormida y sanseacabó. Todavía tengo guardadas las cartitas que nos escribíamos entonces por que a estas alturas se le olvidó escribir de puño y letra al condenado. Luego fue cuando el susodicho me hacía la visita de novio que comenzó a descubrir aquello de la escaneada





¡Ay Dios que horror! Ya mejor no sigo porque creo que en lo que les escribí esto me salió otra cana. Mejor voy a servirme un cafecito y voy por unas galletitas para hacer chopitas, ¿Gustan?

.

0 comentarios: