15 marzo 2006

LAS HORMONAS DEL KILÓMETRO

LAS HORMONAS DEL KILÓMETRO


Ayer en la tarde la casa era un tumba ¡qué espanto! No se escuchaba a nadie peleándose, ni gritos, ni siquiera una grosería NADA y es que cada quien estaba concentrado en lo suyo. Mi querido hooligan que yo creo que no va a ser biólogo como siempre dice, más bien creo que va a ser agente de tránsito porque se la pasa haciendo filas y filas con sus cochecitos y se pone a dirigirlos, aunque tengo mis dudas porque este escuincle es flaco como fideo y le haría falta la panza. Y Lady Pubertiana estaba disque buscando en el internet información para completar su tarea.

Eso creí hasta que me le acerqué a ver si le ayudaba y la encontré como jamás en la vida la había visto. Estaba sentada inclinándose al monitor, con los ojos como los de Homero Simpson grandoootes grandoootes y sin párpados, con una concentración que dios guarde la hora.


Ya que me acerqué me dejó con el ojo así miren: [] CUADRADO y es que la escuincla esta que estaba haciendo todo menos dedicarse a la tarea, tenía abiertas siete ventanitas del chat y a todos les contestaba de rapidito sin perder el hilo de la conversación de nadie. Hasta la muy mañosa escuincla se dio el lujo de decirme lo que había encontrado en la Encarta sin desconcentrarse. ¡qué bruto! Ni en un concierto de piano a dos manos había visto tal movimiento de dedos.

Para colmo de los colmos sépanlo que los adolescentes no son normales como uno que se pone el nombre en el messenger y ya. A estos escuincles la hormona los alborota tanto que les hace ponerse cosas kilométricas y resulta algo así:




¡Válgame el cielo! Ya para cuando llegas a lo que te dijo se te olvidó quién era y todavía se dan el lujo de chatear en clave y después de esa letanía solo ponen: Q 123 que para su información eso significa ¿Qué cuentas?

Yo por eso mejor le grité al susodicho para que viniera a ver esto y antes de que empezara con su sermoncito de siempre de “No trabajo como burro para que esta escuincla se la viva chateando” que vea bien y valore las habilidades ocultas que se carga su hijita, sobre todo él que jamás puede contestarme nada que le pregunte al mismo tiempo que ve la televisión por que se "desconcentra".


.

0 comentarios: