06 febrero 2006

TECNOLOGÍA DE PUNTA ... Y PLUMAS

TECNOLOGÍA DE PUNTA... Y PLUMAS


Estaba yo de lo más relajada porque no tuve que andar arreando niños para la escuela porque nos dieron el día quesque porque hay que hacerle igual que los gringos, sirviéndome mi café y encendiendo la computadora justo cuando lo primero que se me aparece en la pantalla es esto:


Información aquí

¡Dios de mi vida! Hasta el café se me fue por otro lado, ¡qué horror! ahora resulta para colmo de los colmos que a los pajarracos esos les van a dar mochila, celular, cámara y hasta blog. ¿Se dan cuenta? Yo que no me compro bolsas desde que vi que nada más por traer un osito dibujado te cuestan un ojo de la cara y la mitad del otro, que las veces que he cargado con el celular en la bolsa me reclama el susodicho porque me llama ochenta veces las mismas ochenta llamadas perdidas que me salen de aviso, que mi cámara con trabajos toma fotos terrestres mucho menos tomaría fotos aéreas y que tengo un blog para ahorrarle las terapias con el psicólogo al susodicho ¡Válgame Dios! y me salen con que las malditas están peor que los chinos que ya lo tienen todo, incluyendo al marido de una esnif esnif ¿A dónde va a parar el mundo de veras?

Me despido porque cuando una está deprimida tiene que ir de shopping. Voy a ver si de casualidad venden fundas de almohada vacías y a cambiar ese hábito malsano de rellenarlas con plumas de ganso ¡faltaba más! Y de paso hago una parada en la farmacia a comprarme un Valium de doble acción: que me tenga drogada de día y noqueada de noche, mientras espero que llegue el día en que los ojos de científicos y biólogos del mundo digan que hay cierta especie de palomas mensajeras que por alguna causa extraña están perdiendo las plumas.

Nada más les digo que eso de la gripe aviar va a quedar en el olvido.

¡Ay Dios, lo que no hará una por estrenar una bolsa!

.



0 comentarios: