09 septiembre 2005

ANIVERSARIO

QUE 16 AÑOS NO ES NADA…




Yo qué les cuento, hoy es mi aniversario. Hoy hace 16 años que el susodicho pasó a ser parte del inventario de esta casa. Parece mentira, después de tanto tiempo siento que todavía no lo conozco ¡Saca cada cosa el hombre este que a veces hasta me da miedo! Todo el mundo me decía que me iba a casar con un viejo, que estaba muy corridito el hombre, pero yo estaba enamorada. Después de tanto tiempo tenían razón, sigo enamorada y sigue viejo el hombre.

Siempre le digo cuando me refiero a un matrimonio largo: “Mi vida, desayúnate un sándwich de jamón todos los días durante 16 años y verás si no te hartas” y el me contesta con un “¡JA!” de cuánta gracia le causa la ternura que le brota a su mujercita.

Todavía me acuerdo de nuestro primer pleito. Porque he de contarles desde la intimidad de este diario que en nuestro noviazgo jamás hubo un pleito. Mis amigas me decían que cómo era posible casarte con un hombre con el que jamás te has peleado. Así que cuando inauguramos el ring de box estábamos desorientados, sin saber cómo actuar, y ese día me acuerdo tuvimos una comida con la parentela y ahí estábamos los dos, fingiendo felicidad mientras los demás fingían que no se daban cuenta de que estuvimos fingiendo toda la tarde. Hasta que mejor dimos por terminado el round en un ring de box, pero de box spring.

El matrimonio siempre tiene sus altas muy altas o sus bajas muy bajas y siempre he sentido que esto es igualito que estar trepada en el Titanic, si te caes te hundes, si te agarras fuerte puede que te salves. Pero una nunca sabe, hasta que verdaderamente entiendes que tu lugar no es la dirección de tu casa, si no en donde sea que esté el odioso del susodicho.

Así que mientras este hombre no se ponga de color azul como Jack el de Rose, iremos navegando sin rumbo a donde quiera que sea que la marea nos lleve y claro, comiendo el mismo jamón del sandwichito este por otros tantos años, mientras nos dure el gusto o nos llegue un día en que nos agarre una indigestión que Dios guarde la hora.





.

0 comentarios: