18 septiembre 2005

2 AÑOS DEL RECETARIO


Señoras y Señores, hoy el Recetario cumple 2 años. Todavía no sé ni porqué caí en este mundo bloggero, recuerdo que algo de la tarea de Lady Pubertiana buscaba en el internet y me llevó al blog de alguien, de ahí al blog de otro y así, hasta que me dio envidia y decidí escribir el mío propio.

Casi siempre le leo al susodicho lo que escribo, y me hace la misma cara que cuando huele un litro de leche caduco, pero dice que está bonito. No se queja de los hijos, ni de los frijoles que haya que sacar del tarro. Se queja porque frijol que saca yo lo publico. Dice que nuestra intimidad ya no es nuestra, es de todos. Y yo lo trato de convencer con que esto de los blogs es terapéutico y gratis y que si no existiera, tuviera que estarle pagando a un psicólogo para que me oyera, entonces me da una palmada en la espalda y le grita a los escuincles para que se suban a dormir y no molesten a su madre mientras está en terapia en la computadora.

Ya le dije al susodicho que no se ande quejando porque el Recetario en nuestra vejez será lo que nos una. Y es que cuando estemos viejos y me de el Alzheimer, él me va a leer cada página como en la película esa de “Diario de una Pasión” y entonces a lo mejor yo sea la que le haga la nariz de leche caduca y le diga que está bonito.


Cuando él sea Noah (el de la película), y esté relatando nuestra vida, talvez se acuerde del tarro de los frijoles y la pasión por mí le sea más grande que su pasión por defecar, y me tome de la mano sentados en una banca así, a orillas de un lago y se acuerde cuando yo lo llamaba para que viniera corriendo a ver los comments y él, bien tierno, nada más me contestaba “O-R-I-T-A” , ¡Qué sentimentales seremos de viejos! Y es que este hombre nada más ha llorado cuando perdió el campeonato los Pumas y la otra fue al final de ésta película. Se hizo el desentendido porque dice que los hombres no lloran en el cine, pero clarito vi cuando sacó el kleenex porque según él tenía un moco.

Por eso ya no dice nada. Me ve sentada en la computadora y ni se inmuta y hasta el muy acomedido se pone a hacerles sándwiches a los niños para que tengan la boca ocupada masticando y no hagan tanto ruido.

Yo les agradezco a todos ustedes, que se detienen un ratito por aquí, por venir a probar la sopita de cada día, por sus comentarios, sus mails, las críticas y las flores, y espero seguirles preparando siempre algo rico, algo que no engorde la apatía y nos haga la vida light.








¡BUEN PROVECHO!






.



0 comentarios: