05 agosto 2005

SAN SUSODICHO

SAN SUSODICHO



El sábado el susodicho celebra su santo. Yo por más que busco en el calendario no dice en ninguno que sea su santo, pero el dice que es “SAN SUSODICHO EGUILUZ” (Así se apellida el hombre). Ya le dije que no, que su nombre corresponde a otro día pero el está necio. Entonces yo lo festejaré pues, y como Alicia en el País de las Maravillas le inauguro su “No Santo” y asunto arreglado. Ahora resulta que el hombre tiene un santo inventado por él y para él solito.

Hoy estábamos terminando de comer y el susodicho se le queda mirando a Lady Pubertiana fijamente. Yo lo hago seguido y ella se enfurece, dice que es como estar dormida y sentir la mirada de alguien sobre uno, que le da espanto a la pobre, pero no lo puedo evitar. La veo hacerse mayor, y se está poniendo bonita, eso es lo que le veo, pero no le digo nada, simplemente la observo en silencio aunque siempre me atrapa in franganti.

Yo pensaba que el susodicho hacia lo mismo pero no. Él estaba viéndole una muela que trae bailando y para un odontólogo sépanlo bien, es como verle un barrito de color blanco a alguien con ganas de exprimírselo y no poder. De repente respiró y no pudo más, soltó el tenedor y se paró mientras le pedía a Lady Pubertiana que abriera la boca, que para ver cómo diablos le va a arreglar un colmillo que trae todo chueco según él.


Y ahí va la pobre crédula de Lady Pubertiana a abrirle la boca con todo y el aliento a cebolla que se cargaba de la comida cuando de repente veo al susodicho meterle la mano a la boca y ¡zaz! Avienta sobre la mesa de la cocina la muela.

¡Válgame el cielo! Ahora el antecomedor se convirtió en consultorio mientras el doctor antes del postre hace una extracción.

-Es cierto- le digo al susodicho –Tienes toda la razón, el Sábado es día del SAN SUSODICHO porque tengo claro que no creo que Dios, que ha de tener una prudencia divina y sabe cómo está el mundo, haya hecho dos como tú-



.

0 comentarios: