29 agosto 2005

LA VIDA ME SABE A BYTE

CUANDO LA VIDA TE SABE A BYTE



El susodicho hasta hace 2 años no sabía ni mover el mouse. Mi papá me regaló la primera computadora que tuve, allá en aquellas épocas de crisis chateras que me dieron, más tarde el susodicho me compró una nueva que hasta parecía avión. Como era la novedad me daba por hacer absolutamente todo en la computadora: Las listas del super, inventarios de la alacena, gastos de la casa y a veces hasta la programación de las telenovelas ¡era un asco de adicción se los juro! Pasaba un día sin prenderla y a mí hasta ronchas me salían ¡qué espanto!

Después el susodicho le comenzó a tomar gusto y al rato ya lo veías haciendo sus listas de pacientes y ahora se la pasa navegando en páginas de palomas mensajeras y gastándose los cartuchos de tinta imprimiendo cuanta fotografía de alguna paloma bien parada se encuentre.

Ahora todos nos peleamos por usarla. Nos levantamos y en lugar de decir: “Buenos días, ¿qué tal durmieron?” todo mundo sale disparado al cuarto de la computadora y ya después vamos sacando fichitas para apartar lugar peor que si estuviéramos parados en el departamento de salchichonería del supermercado. ¡Qué familia esta de veras!

Fuimos tan felices antes de que nos llegara la tecnología, éramos una familia de lo más normal. Me acuerdo que desde entonces al susodicho seguía sin interesarle lo que yo escribía, en eso no ha cambiado el hombre este tan tierno, y lo hacía en papel con mi pluma Bic de punto grueso, se lo leía y ya desde esos tiempos me decía a todo: “Está bonito” Podía yo leerle poemas que le escribía, algún fragmento de un libro que me parecía conmovedor y el siempre me dijo lo mismo “Está bonito” con ese tonito que ya se imaginan, como cuando le dices a tu marido que te hiciste un peinado nuevo y él sin voltear te dice “Lo importante es que estés peinada”. Eso sí, a menos que le leyera la crítica del partido de fútbol, entonces hasta callaba a los niños para que ni se les ocurriera respirar mientras yo hablaba. ¡Siempre fue tan atento este hombre!

A mi me toca el turno de la noche, cuando ya todos están dormidos o de repente vengo de rapidito mientras el que está en uso se mete al baño. Por eso desde aquel entonces la dieta de esta familia está basada en fibra, todo sea por la causa.

Yo nunca me imaginé que mi diario fuera estar en línea. El otro, el de papel, en lugar de una cajita de comments tenía un candadito pequeño, quesque para que nadie lo leyera. Aquello era tan privado que para poder leerlo a escondidas tenías que picarle con un pasador, eso lo descubrí cuando vi que Lady Pubertiana lo descubrió mientras yo pensaba que nadie había descubierto cómo se abría sin llave. Ahora ya nada más le das clic y se abren sin pasador, ¡qué lindo es esto!

El susodicho ve a Lady Pubertiana en la computadora y usa una estrategia infalible: La manda a bañar de un grito y no porque quiera que la escuincla esté arreglada, lo hace para que le despeje el lugar. ¿Se dan cuenta? Desde ahí que seamos una familia con una digestión envidiable y siempre limpia.


¡Cuánta unión se respira en esta casa desde que los chips y los bytes llegaron a nuestras vidas!


.

0 comentarios: