31 agosto 2005

LA RESPONSABILIDAD ESTÁ VERDE

LA RESPONSABILIDAD ESTÁ VERDE


Mi querido hooligan se ha pasado los últimos días diciendo que “ya es grande”. El escuincle este que dice que está casado con una niñita de 6 años que conoció en el curso de verano, dice que YA ES GRANDE… ¡Diossssssss de mi vida, los hombres son así desde que nacen! Yo ya le dije que primero tiene que aprender a limpiarse la cola y ya después piense en mujeres.

Ayer lo amenacé. Ya le puse el ultimátum de que no quiero escucharlo decir “Mamaaaaaaaaaaá ya acabeeeeeeeeeeeeé”, que haga de cuenta que su madre murió, que es manca, que es alérgica a la caca y hoy sale muy temprano, hinchando el pecho de lo más orgulloso y me dijo: “Ahora sí, ya puedo tener novia”

Pero bueno, ayer estuve hablando con el susodicho de esos temas sobre la educación de los hijos. Le dije que me preocupa Lady Pubertiana que pinta para una solterona en potencia, y es que a todo y a todos les ve un “pero” sean los amigos, sean los maestros, los abuelos…, TODOS. Y es que a mi me preocupa no porque se vaya a quedar sola en la vida cuando ya no estemos, lo que más me preocupa es ¿qué diablos voy a hacer con ella en la casa metida toda la vida? ¡Ni lo mande Dios! Ahorita mismo voy a buscar un San Antonio para ponerlo de cabeza, que aunque tenga 13 años hay que irle labrando la suerte a la escuincla.

De mi querido hooligan me preocupa que todavía no se convence de que el cordón umbilical se lo cortaron en el quirófano, él piensa que todavía estamos conectados y que no puede hacer nada sin que su madre esté ahí, pegada como estampita. Por eso le insisto y le insisto en que si quiere jugar a que era huerfanito pero el escuincle no quiere por nada del mundo. Es como muy sensible, llega tarde el susodicho por él a la escuela, que está estrenándose en la Primaria y aquel escuincle ya está montado en Libertad Lamarque haciendo un drama que Dios guarde la hora porque le dice a sus maestras que su papá ya no va a regresar por el nunca, y lo peor es que las maestras se preocupan pensando en qué otra familia podrán acomodar al escuincle este.

Yo no sé, algo habremos de hacer el susodicho y yo. Solo espero que llegue un día en que el San Antonio nos haga el milagro con la Lady Pubertiana y encuentre un muchacho que no tenga "peros", y que un día la mujer de mi querido hooligan se sienta orgullosa de que su marido trae muy limpia la cola.

Ya ven, haciéndose responsables cada quien, la vida puede tener un final feliz.





OJO: No se pierdan el post de SHERED hoy, ¡y dale con estos hombres! Todos son igualitos desde que nacen.

0 comentarios: