23 agosto 2005

EL COME AÑOS

¿DÓNDE SE ENCUENTRA EL SECRETO
DE LA ETERNA JUVENTUD?


Siempre me ha intrigado esa gente que pasan y pasan los años y se ven siempre iguales. Ni un pelo más, ni un mechón menos, ni una cana más, ni un tinte menos. Siempre igual.

He leído que muchos son vegetarianos y hacen yoga. Pero nosotros solo nos vemos la jeta diario y ni siquiera las posturas del Kamasutra nos salen bien, así que mejor nos quedamos calladitos porque ninguna de esas cosas podemos andar presumiendo.

El susodicho todavía tiene la desfachatez de envejecer lento. Nadie le adivina la edad, y aquel se siente en las nubes, hasta parece que se duerme en una bolsa de ziploc el desgraciado porque amanece fresco y como si no le pasara el tiempo. Y yo me muero de coraje porque ya no puedo esconder las canas y tengo que estar untándome ensaladas de verduras en la cara para que apenas parezca que se disimuló una ojera. Se me debería pegar su juventud como si fuera un bostezo, que el abriera la bocota y a mi se me difuminaran las canas, pero no. Nada resulta ya, el tiempo avanza y es implacable.

Y el muy desgraciado se burla y lo disfruta porque a pesar de ser 11 años mayor que su mujercita linda y que no nació como yo, sabiendo que un hombre pisó la Luna, a veces tiene la vitalidad de un muchacho de veintitantos que hasta susto me da. Tengo que investigar de dónde saca sus trucos de juventud.

Lady Pubertiana dice que en el Discovery Health te arreglan todo: te ponen si te falta, te quitan si te sobra y yo me la quedo viendo imaginándome tantas cosas que podría hacerme mientras ella me cuenta cómo le agujeraron la cabeza a una mujer para quitarle las arrugas en la frente y entonces se me acaba el encanto porque antes muerta, arrugada y vieja a que alguien me inaugure otro agujero ¡qué espanto!


Talvez pueda mandar al susodicho de conejillo de indias para que lo estudien los científicos, no vaya a ser que descubran que viendo partidos de fútbol y gritándole "Imbéciles" a los jugadores se encuentra escondido el secreto de la eterna juventud.





0 comentarios: