21 agosto 2005

AMOR AL PRIMER COMMENT

AMOR AL PRIMER COMMENT


¡Dios de mi vida! Como aquí la privacidad es muy aquí entre nos tengo que contarles algo. ¡Soy casi suegra! Estoy feliz. Pero no se trata de Lady Pubertiana ni del hooligan, ellos están tranquilitos viendo la tele con la hormona en su lugar.

Resulta que el amor surge donde menos uno lo imagina. En este Recetario estamos de manteles largos porque el amor nos invadió los comments. Primero fue el susodicho que antes ni se inmutaba con el blog, después le empecé a leer la receta del día y fingía que me escuchaba pero estaba viendo sus libros de palomas, luego cuando leyó por fin que el Kiki decía “El susodicho es lo máximo”, y que mariposa le mandaba recados de que “ánimo susodicho”, entonces le gustó y ahora me dice: “Abre tu paginita esa que quiero ver si tengo un comment.” ¡Ah que hombre este! Al fin logré fijar su atención en algo mío, aunque sea en los comments, pero bueno, por algo se empieza. Ahora le trae un amor al Recetario que para qué les cuento, hasta lo he sorprendido a él solito rondando por aquí, abriendo los comments con una sonrisa de entre satisfacción y complicidad que no le había visto hace mucho, hasta parece que lo lee con amor se los juro.

Pero donde sí brotó el amor a borbotones fue con Andrés, que escribe en EL FUERTE COMANSI, un muchacho que escribe como los propios ángeles, a veces está extendido lo que escribe, entonces voy y me sirvo un cafecito porque sé que va para largo, pero vale muchísimo la pena porque tiene el don de la palabra este hombre. De repente dice que no encuentra a la mujer ideal, ya saben: Afortunado en la palabra …

Pero ayer que lo leía me dijo: “Celestina no intencionada” y me platicó brevemente que conoció por medio de los comments del Recetario a una mexicana muy bella que le había alborotado la hormona a tal grado que ya estaban por conocerse y que si el flechazo resulta en vivo y a todo color ya estaremos de smoking y vestido largo celebrando casorio. ¿Se dan cuenta? Me paso escribiendo de las penas que pasa una con las mañas del susodicho mientras otros sin darse una cuenta andan de amoríos en la cajita de los comments ¡Válgame el cielo! Y eso que no estamos en primavera.


Pero aquí no se pierde el tiempo, y lo único que se puede perder es lo que no se vive, por eso me da tanto gusto ser la Celestina de estos dos que viviendo tan lejos el uno del otro, finalmente aprendieron lo que significa esto de la globalización.

A este paso, algunas cosas tendrán que cambiar:




PD.- Ojo Andrés, allá las judías se comen, acá nada más andan peinadas de salón de belleza.

¡Ahhhhhhh estas cuestiones del amor!


0 comentarios: