10 julio 2005

LOS DOMINGOS NO HAY MILAGROS

LOS DOMINGOS HASTA LOS MILAGROS DESCANSAN

El susodicho los domingos por la tarde literalmente se atornilla al sillón. Siempre me pide que lo acompañe pero a mi el sillón más de 30 minutos continuos me causa ciática, me da calambres y hasta me interrumpe la digestión, así que prefiero hacer cualquier otra cosa.

Lady Pubertiana está que se muere, dice que sus vacaciones se van sin sentirlas porque los mejores días para salir fuera como lo es el Domingo, no hay poder humano que haga que el susodicho se levante, qué les digo, yo creo que siquiera rogándole a Dios que repita lo de Lázaro y haga que se escuche una voz del cielo que diga: “Susodicho, levántate y anda”, nada funcionaría.

Entonces ahí los ves, el susodicho siempre gana el sillón grandote porque ahí cabe todito en posición horizontal, mientras Lady Pubertiana se agandalla el reposet. El susodicho se adueña del control, porque si no es así la vida no sería vida, ni el domingo sería domingo, ya cuando pone o su fútbol o su Animal Planet se acurruca y comienza a ver la televisión pero para adentro, porque para afuera los párpados permanecen completamente cerrados.

Entonces Lady Pubertiana se le acerca sigilosa y levanta despacito el control de la panza de su papá y planta su canal ese de MTV que hace que la cabeza del susodicho parezca cactus cuando se le comienza a erizar todo el pelo, y luego remata viendo un canal donde operan a las mujeres de todo, si les falta bubis se las ponen, si les sobran nalgas se las quitan, ahí la ves disfrutando ver cómo una manguera se chupa la grasa de una señora en plena liposucción ¡guac! Ya cuando ve que su papá deja de roncar rápido le pone “jump” al control y todo vuelve a la normalidad.

Mi querido hooligan y yo optamos por el Plan B: El huye con los primos y yo con los vecinos y así se nos pasa el domingo, hasta que llegue ese día que no debería existir: El Lunes y nos inunde con el mugroso despertador.

.



0 comentarios: