08 junio 2005

Nuestro propio infierno

NUESTRO PROPIO INFIERNO

Por un momento pensé que estaba entrando en la menopausia, ya saben, esos calores incomprendidos y un carácter que dios guarde la hora, pero no, ya escuché en las noticias que no soy yo, sino que hace un calor del diablo en la ciudad de México, de esos que hacía mucho no se registraban.

¡Qué barbaridad!, no estamos acostumbrados a esto.

-¿Qué se habrá destapado la coladera del infierno? – Le pregunto al susodicho y mi querido hooligan abre los ojos asustado, como esperando a ver a qué hora se nos aparece el diablo.

-¿Dónde se cierra má? – Pregunta muy intrigado.

-Psss, no sé mijo. Yo creo que hay que mandar un fax y pedir que la cierren ellos –


Y el pobre peor aún, se imagina la oficina postal llena de trinches donde algún diablillo tenga que darme tono.

-¡Yaaaa mijo, es cuento! – le digo porque ya lo veía muy preocupado.


-Abre la ventana para que entre la corriente – Me pidió el susodicho que estaba muy plácido viendo a la Selección Mexicana jugar, y yo ahí voy muy aplicada a abrir todas las ventanas y la puerta a ver si así refrescaba un poco.

Mi querido hooligan, que no me creyó mucho, se quedó muy al pendiente de la puerta, como haciendo guardia y al rato me grita –Maaaaaaaa, te busca en la puerta “La corriente” –

Y yo que no le entendía nada, bajé enseguida y me topo con la vecina. ¡Corriente le dijo el muy inocente! Pues sí, entró la corriente como bien pronosticó el susodicho, pero ésta no era de viento, era de falda roja y zapatos negros.

Ya ni como disculparse después de que la mujer me echó unos ojos de pistola verdaderamente endiablados, que si las miradas mataran a mi querido hooligan y a mí ya nos estarían escribiendo algún epitafio.

Vino a preguntar si no dejaron correspondencia aquí por equivocación y se fue taconeando muy fuerte, un poco disgustada la muy corriente.

Mientras tanto sigue el calor, que horror….Yo creo que estos días Lucifer se ha vuelto chilango.


.

0 comentarios: