01 junio 2005

Glándulas para la colección

GLÁNDULAS PARA LA COLECCIÓN

Nosotras las mujeres hemos de tener alguna glándula en el cuerpo que cuando se inflama nos provoque ir de compras saboreando los pocos minutos que puedes oler un billete recién salidito del monedero. Yo confieso (nada más no lo anden repitiendo por ahí total....este es un lugar privado donde nadie se entera de nada), confieso que el primer síntoma que se me presenta es sentir cosquillas en la palma de la mano en cuanto salgo a la calle y sé que en mi bolsa anda bailando algún billetito huérfano que quiere buscar familia en alguna caja registradora ajena. Yo que soy tan buena y tengo un alma caritativa tan grande enseguidita voy y le busco hogar a mi billete y con suerte me regresan algunos primos redonditos y plateados, esos son hijos de nadie, unos centavos muy bastardos que se quedan hospedados en el cierre de mi bolsa.

Esta glándula está conectada directamente con dos partes de mi cuerpo:

a) Los ovarios, porque no hay medicina más buena y efectiva para el cólico que salir aunque sea al supermercado y comprarse algo, lo que sea, siempre y cuando termines la visita formada en la caja.


b) Las neuronas, pues el susodicho que algo sabe de medicina dice que si me paso largo tiempo sin gastar un peso me comienza algo muy parecido a la menopausia y si me da por gastar aunque sea poquitito mi carácter vuelve a los inicios, a ser igual que cuando lo conocí y todo era maravilloso. ¡Exageradote el hombre este !

Pero bueno todo esto iba porque les quería platicar que mis análisis clínicos podrían confirmar que esta enfermedad comienza con la “Coleccionitis Aguda”.


Si a Julio Salinas le da por coleccionar huecos cuantimás a esta servidora que ha encontrado que eso no es gasto, es terapia.

El susodicho me odia, cada vez que me ve a punto de comprar algo me pregunta mil veces que dónde lo voy a poner si ya no cabe un alfiler en la casa y yo le contesto que sobre su almohada, entonces como por alguna extraña razón ya no contesta nada.

El otro día me preguntaba mi papá que cuál es mi debilidad en cuanto a shopping se refiere y yo muy creída le dije que las antigüedades me matan, y me contesta como todo buen suegro “Con razón te gustó el susodicho”

Por eso les traje a colgar en esta pared mis debilidades:


Coleccionar saleros graciosos de distintas formas:




Coleccionar ranas, ranitas, ranotas que no me han dejado esta familia de régimen Tatcheriano que hasta hoy salgan a brincar fuera del baño de visitas y por eso cuando mando al hooligan al baño, le digo “Ve a regar el charco de las ranas”





Coleccionar imanes para el refri:





¿Alguno de ustedes está enfermo igual que yo?



.

0 comentarios: