31 mayo 2005

IRONÍAS CON PAN SON BUENAS

IRONÍAS CON PAN SON BUENAS


Antier vino Tenita, una amiga a la que queremos mucho a comer con mis papás. Por supuesto cada vez que hay comida yo me abono y en lugar de llevar algo, llevo harta hambre.

La miraba con esa fortaleza que envidio de la gente que tiene de qué quejarse y sin embargo nunca se queja, esa gente que te hace pensar que una uña enterrada lejos de ser un dolor insoportable es una virtud.

Ella se enfermó de esas cuestiones cancerígenas que me ponen la piel como cazuela lista para echarle el spaguetti y es que cuando me entero de esas cosas se me atraganta el alma en la garganta y con ningún sorbo de entendimiento se me pasa.

Comimos y nos pasamos una tarde muy a gusto.

Para seguir estas cuestiones sociales ayer desayuné con una amiga. Ella es muy guapa, muy joven y de buen ver. El 85% de su plática estuvo enfocada al 90-60-90 requerido para ser considerada buena (buena de buenez no de bondad )

La miraba con esa envidia que te da la gente que se queja y se queja y sin embargo en el fondo no tienen por qué quejarse, esa gente que te hace pensar que una uña enterrada lejos de ser una virtud es un dolor insoportable.



.

0 comentarios: