25 mayo 2005

LOS CALCETS DEL SUSODICHO

LOS CALCETS DEL SUSODICHO

Hoy, como buena y abnegada esposa que soy (ay que bien se lee eso habrá que repetirlo seguido) me dio por doblar calcetines de esta familia porque ya todos estábamos a punto de convertirnos en cojos, perdidos los pares de calcetines, inmersos en un infinito mar de ropa.

De repente me encuentro un calcetín verde del susodicho, de un tono grisáceo que en el pantone seguro le pondrían “verde aguadepanteón” marcado con varias cruces de hilo amarillo. ¡Madre mía! ¿se dan cuenta? Quince años de matrimonio y no le conocía esos calcetines que vienen cargados de historia.

El susodicho no es como cualquiera, él tiene más hermanos que zapatos en el closet. En su familia cuando niños acostumbraban marcarles los calcetines con cruces de hilo y según el número de cruces ya identificabas que si eras el hermano número 9 te tocaban 9 cruces. Pobres, antes de comer sólidos aprendieron geometría y matemáticas porque si no se quedaban sin sus calcetines.

Tanto tiempo guardados que ya ni a camembert olían, ya solo olían a años los pobres, luídos y casi transparentes del talón.

-¿Para qué fregados guardas estas antigüedades…no me digas que te los pones???- Le preguntaba al susodicho.

Y de pronto los miró con cierto cariño, los tomó y cuando vio las cruces cerró los ojos y se los acercó. Yo que pensaba que estaba dándole el golpe a la mezcla de polvo con roquefort pero no, el susodicho ya no estaba ahí. Se fue a sentar a un lado de su mamá mientras la miraba coserle las cruces y comprendí entonces que algunos recuerdos de la gente que ya no está con nosotros se quedan impresos en algunas cosas y que esos artículos vienen siendo como los archivos temporales que se quedan alojados en algún paraje de nuestra memoria y abren una ventana en el corazón cuando algo o alguien te hace darles un clic.

Me los regresó y yo los tomé, los doblé cuidadosamente y los guardé en su cajón, ahí se quedarán siempre formando parte el inventario de esta casa y talvez el susodicho hasta los incluya en su testamento.


.

0 comentarios: