07 mayo 2005

LA IGNORANCIA HUELE BIEN

LA IGNORANCIA HUELE BIEN


El otro día llamó un jóven de esos que te recomienda alguien para que te den terapia de convencimiento y les compres sus enciclopedias. Se desató una batalla campal entre él y yo. Quería convencerme a como diera lugar e hirió mi hormona de a mi nadie me dice qué comprar. Debo confesar que una tiene sus artilugios para evadirlos, ...¡pobres! hasta diferentes voces he sido capaz de interpretar: La de "mi hermana" -No está pero con gusto le paso el recado-, la de mi hija,-Mi má salió pero yo le aviso okeyyy? -,y hasta la de la Sorifinga -"La Señora nostá orita - Bien podrían darme a mi el Oscar al doblaje perfecto.

Me llamó montones de veces para que yo accediera en una cita. Ok, ok...le dije y le dí fecha y hora. Tocaron el timbre. Era el muchachito portafolio en mano y una señora menopausia en mano. Mi abuelita siempre dijo que más vale una clara que cien descoloridas así que desde la llamada le advertí que soy pobre y si quiero conservar al susodicho contento no puedo gastar en trivialidades como esos libritos de colores, pero no me hizo caso el hombre. Ahí lo veía sacando su tenderete sobre la mesa de la cocina.

-Muy bonitos tus libros- le dije, -pero no tengo dinero - dirigiéndome a la mujer que resultó peor que el muchacho y yo juntos, -Mis ansias de sabiduría no alcanzan a pagar los miles que cuesta su maravilla de enciclopedia.-

La mujer esta debe ser de esas suegras que van pasando el dedo por los muebles para checar los niveles de fodonguez de la nuera, necia ella estaba duro y dale que su enciclopedia es tan pero taaaaan maravillosa que puede causarte un orgasmo antes de abrir la tapa.

¡La compro!- le dije (jeje No es cierto, el horno todavía tiene gas), pero estuve a punto de acceder y no por convencimiento sino por cansancio.

Después de que la mujer se terminara todo el pulmón dandome su memorizada explicación, justo cuando tomó aire la interrumpí dándole las gracias y me paré junto a la puerta, una manera diplomática de decirle ¡cúchale pa fuera!

Así que seguimos lejos de la sabiduria y apartados de la tentación de gastar, nuestros conocimientos se fueron bajo el brazo de ese engendro de "Jolette".

Hoy llegó el susodicho y lo primero que dijo fue que le había comprado a la Señora Lilia unos perfumes quesque se trae desde el Duty Free y hasta en plazos los deja la mujer esta.

Quién entiende...A fin de cuentas, ignorantes pero perfumados.


0 comentarios: