22 mayo 2005

fugitoides

FIN DE SEMANA BIÓNICO

Hoy fui a conocer a mi nueva sobrina. Ay que dulce y frágil se ven las manitas de un recién nacido ¿verdad? Me contaba Lucy que pagó un dineral para que le guardaran el cordón umbilical ¡Guacalaaaaa! Ahora resulta que lo puedes guardar para no sé que tanta cosa medicinal en un futuro y te cobran por tenerlo congeladito en un sofisticado refrigerador…¡Qué asco! Jamás nadie podría sacar una cervecita fría de ahí sin pensar que estuvo parada entre asquerosos cordoncitos frescos…¡qué espanto!

Esos son los avances tecnológicos de ahora, lo que nos hace reflexionar cada día, por lo menos a mí, que uno tiene que evolucionar y adaptarse a los cambios, a estas cuestiones modernas que surgen todos los días. Igual que hoy que mi querido hooligan me dijo “Ma, voy a jugar con mi fugitoide” Y yo me le quedé mirando con cara de qué diablos es eso, yo aquí al único fugitoide que conozco es al susodicho cuando llega muy deprisa y corre como soldado de Irak agachándose pecho tierra para que no lo vean los hijos para llegar primero al televisor y ganar el control.

Adaptarse no queda de otra, pues antes yo jugaba a la mujer biónica y corría por toda la casa en cámara lenta “chu chu chu chu” en cada movimiento, y ahora de tanto moverme me quedé con un Steve Austin cansado y ahí aplastadote con su kit futbolero de cerveza y cacahuatitos japoneses viendo partidos de futbol y si acaso se escucha un “chuuuuuu chuuuuuuu chuuuuuuuu” es un eructo biónico que le salió del alma.

Creo que mejor me voy con el hooligan a jugar a los fugitoides, a ver si en una de esas me da por evolucionar.



0 comentarios: