12 mayo 2005

DESAYUNO

DESAYUNANDO A CANTINFLAS

Ayer fuí a un desayuno que organiza la Asociación de Colonos del lugar donde vivo con motivo del día de las madres. Me choca decirles "colonos" me suena sucio como de cola, siempre les digo Asociación de vecinos conquistadores del lugar donde vivimos, está larguito pero suena a limpio. (mente torcida la mía)

Bueno, el caso es que ahí estaba la crema y nata de esta sociedad de mujeres emperifolladas. Eran alrededor de 150 personas ¿se imaginan? 150 mujeres en pleno chisme al mismo tiempo, era un sonsonete como el que te queda en el oído después de una fiesta de sonido junto a la bocina.

De repente se puso de pié la organizadora y tomó el micrófono y comenzó una rifa.

- Una bolsa paraaaaaaaaaa .....- y metía la mano en una cajita donde estaban todos los papelitos doblados, - Para la Güera Iñiguez -

- Bravoooo, bravoooooo - gritaban las de su mesa.

- Un facial paraaaaaaaaa...... - y continuaba el suspenso hasta que sacaba otro papelito: - La Beba Rodríguez -

Y así iba, y yo gritaba - ¡Yo, yo, yo! - como los niños chiquitos que quieren dulce y piden mano pero nada de regalos.

De repente dicen - Unas clases de baile paaaaaaaaaaaara.... -

Y yo pensaba que bailar era lo peor, ¿Quién diablos quiere aprender a bailar? Primero necesitaría una pareja despapanante con dominio entero de sus movimientos y una destreza inigualable tipo Fred Astaire para que yo fuera su Ginger Rogers y el susodicho baila sí, pero es el imitador número uno de Cantinflas, hasta pena me da el pobre.

Entonces decía en bajito: -Safo, safo, safo, safo !-

Y de repente en el micrófono: - Maryyyyyyyyyyy Carmeeeeeeen -

Dios de mi vida, voy a ver si en las clases estas se saben el meneíto de cadera de Cantinflas porque a estas alturas ya no creo en milagros. Me cae que si el susodicho algún día aprendiera a bailar como Dios manda yo juraría al cielo cederle el control de la televisión de por vida.


0 comentarios: