18 abril 2005

UN DOMINGO A LA
"AMADO NERVO"



Lady Pubertiana y yo pasamos una tarde de Domingo reflexiva. Ya la veía yo acercarse, me rondaba primero preguntando tonterías, comentando trivialidades y sabía que todavía no llegábamos al punto. La mandaba a estudiar para el exámen de mañana pero ella regresaba como mosca sobre el pan.

-¿Cómo conociste a mi papá?- me preguntó. Ya le platiqué la triste historia de cuando perdí el juicio, el año que duramos de novios, los preparativos para la boda en las que todos los días mi papá me decía -"Si te arrepientes podemos escaparnos a Europa"- y por necia el único charco que he cruzado ha sido el que tuve que brincar del auto a la banqueta.

-Pero, ¿cómo puede una saber si ese es con quien te vas a casar o cómo te va a ir?- Me preguntaba.

Ésta no es una plática cualquiera. Ésta es una plática seria de 2 mujeres y ameritaba café en la sala, así que me llevé a Lady Pubertiana y la senté a un ladito.

-Antes de casarme la mayoría de la gente que me conocía me decía "Piénsalo bien", "¿Estás segura?" y tanto fue la insistencia de ese compló que me hicieron dudar, así que busqué en una libretita el teléfonode mi ex novio y lo cité en un café pensando que de esa manera esclarecería cualquier "gusanito".


Lo ví, tomamos café y platicamos mucho. Le dije que en 2 semanas me casaba y él me pidió que no lo hiciera. Al final entendimos que ya no era nuestro tiempo y nos despedimos con un beso de esos de cambia chicle de película.-

Me gustaría que Lady Pubertiana estudiara con la misma concentración con la que me escuchaba, pero estaba más interesada en saber los pormenores del romance de sus papás que del exámen de Civismo del Lunes.

-Tú me dirás, ¡Ay madre que caldufa me resultaste!, ¿infidelidades antes de empezar? Pero fue gracias a ese beso que yo entendí que mi corazón estaba con tu papá. Somos como fichas de ajedrez, habrá días que ganes alfiles, peones y estés por ganar la partida, pero tú sabes que "eres arquitecto de tu propio destino" -


-¿Qué no va a estudiar la escuinclaaaa estaaaaa? ...¡El Wences le va a dar un JAQUE MATE en el exámen!- gritaba el susodicho desde la otra recámara dando por terminado nuestro confesionario dominical.

Nos levantamos del sillón con ese sentir melancólico, con esa nostalgia de querer decir algún día "Vida nada me debes, Vida estamos en paz"



0 comentarios: