19 abril 2005

Mary 828

CARAS VEMOS...NICKS NO SABEMOS


Por mi culpa, por mi culpa por mi gran culpa tuve mi época de chatera. Solía entrar a una sala todos los días. Confieso que me hice algo adicta cuando dejé de asistir a algún lugar por quedarme a la reunión chatera vespertina.

Lady Pubertiana me vomitaba, el susodicho no comprendía la liberación de hormonas que experimentaba su mujersita frente al monitor.

Tuve que hacer examen profundo y reflexivo de mis debilidades para comprender que fuera de ese mundo virtual también hay gente de carne y hueso con sus carencias y necesidades.

Después de casi fundar la Asociación de Chateras Compulsivas del Estado de México, A.C. (El A.C. es de ¿Alguien comprende?), me hice el propósito de no volver a pasear por ninguna sala de chat de este planeta.

Como los alcohólicos anónimos: Llevo 24 horas sin chatear.

La MaRy 828 se perdió en alguna callejuela cibernética, despistada como siempre, perdió su virtualidad por los bytes de los bytes.


AMÉN.


0 comentarios: