12 diciembre 2004

Continuando mi crisis existencial estoy segura que éste año será desde el primer día un año de renovación. Cada día lo intentaré, lo juro, y si acaso llego al próximo Diciembre llena de prejuicios y frustraciones comprenderé que 365 días los desperdicié como si hubiese olvidado cerrar la llave del agua.

Con ese sentir bajé hoy a pasar el Domingo con la familia y en cuanto mi hija me vió me dijo: "Ma, tu chal está del nabo"....pero a quién le importa cuando acabas de beber el elíxir de la motivación.

Disfruté el día, estar con la familia y sobre todo mi chal del nabo.


0 comentarios: