28 octubre 2004

BLURP...BLURP !



El maestro de ceremonias da la señal, las nubes se agolpan entre sí y comienza el estruendo de los tambores en el horizonte, los encinos se mecen al vaivén de un riquísimo danzón apenas tocándose entre sí con sus ramas. El viento es protagonista de toda ésta sinfónica. Notas que son nada y a la vez son todo, mucho más en estos últimos 2 días en los que un molesto bsssss encontró asilo en algún paradisíaco paraje de mi oído izquierdo.

Y es en sí, que todos estos sonidos tan comunes se sienten ajenos a los muchos otros que he encontrado cuando se escuchan de 'adentro para afuera', como el simple pasar la mano sobre el rostro, rascarse la cabeza y hasta el sonsonete del corazón, esos sonidos que se escuchan tan perfectamente al reverso de la etiqueta, como si estuviese sumergida en una alberca.

Hoy veré al doctor y con su linterna buscará en lo más profundo de una cueva oscura a la holgazana infección que ya se ha instalado con algún camastro en el pavellón auditivo para echarse a leer sus revistas con los últimos chismes de los pasillos del Laberinto y yo seguiré su lista de recomendaciones, y seguramente a partir de hoy ya no taconearé tan fuerte al caminar.


0 comentarios: