05 julio 2004

UNA BRUJA MUY PACIENTE O
UNA PACIENTE MUY BRUJA


Una paciente del susodicho se sentó muy tranquila en la sala de espera en compañía de sus familiares. La consulta transcurrió normalmente hasta que cuando terminó le pidió a su familia que la acompañaba que la esperaran afuera y se acercó al susodicho para aconsejarle que quitara un arreglo floral que tenía sobre una mesita.
Le dijo que tenía muy malas vibras, y que ni siquiera lo guardara o lo pusiera en otro lugar, sino que lo tirara a la basura. El susodicho que jamás me obedece a mí, fue y lo tiró.

A la próxima consulta, la señora llegó con una plantita y le indicó al susodicho que la dividiera en 2; una parte la dejara en la casa y la otra la pusiera en lugar de la que estaba y le hablara todos los días. (Todavía estoy pensando que la vieja bruja no se refería a la mendiga plantita esa)

Hoy que regresó a consulta le dijo que después de trapear el piso llenara la cubeta con agua limpia y la dejara al centro del consultorio y al otro día la tirara en el camellón pues ahí se concentrarían las malas vibras del día y el tirarla significa purificarse para un nuevo día.

El crédulo del susodicho siguió todas las instrucciones que le dio la Bruja y creo que hasta está pensando en quitar el consultorio y poner una sucursal de Catemaco.



0 comentarios: