02 julio 2004

LIBERACIÓN DE HORMONAS

Ayer Betroc (mi hermana) partió rumbo a Monterrey a una boda de un primo. Lo curioso del caso es que mi hermana en medio de una crisis existencial de esas que muchas mujeres padecemos pero pocos hombres entienden, decidió emprender viaje sin marido y sin niños. ¿No suena paradisíaco? Pepón, su esposo, lo sugirió a modo de una terapia de “metieneshastalamadre”.

Mi lindo cuñadito dijo que el podía hacerse cargo de los niños sin mayor problema, que tenía perfectamente dominada la situación, así que estos días José Miguel y Toño podrán comer dulces a la hora que quieran, televisión hasta tarde, power rangers hasta en el techo, olviden sueter, baño, ..¡todo!


En este momento voy a buscar una fotografía del Pepón para ponerla en un altar.


0 comentarios: