10 mayo 2004

¡BUENA SUERTE!

Cuántas veces hemos deseado o nos han deseado buena suerte. Lo cierto es que tendemos a creer que la suerte gira alrededor de casualidades o causalidades. Estar en el lugar justo, en el momento indicado, como para ir sumándole puntos a la ley de probabilidades. Mi abuelo se sacó la lotería...¡Qué buena suerte!, Conseguí el auto que quería...¡Qué suerte!, Atropellaron a mi perro...¡Qué mala suerte! porque también la hay mala, muuuuy mala.

El susodicho compra cada semana sus MELATE y antes de terminar de elegir los números ya está pensando todo lo que va a comprar.

Pero el creer en la suerte, nos hace vulnerables y a la vez nos da una fortaleza que la mente crea para sentirnos mejor. El horóscopo, los que leen el futuro, las cartas, un espejo roto, un salero que te pasen de mano a mano, amuletos, en fin...todas esas vaciladas que atraen a mucha gente que cree firmemente en que la suerte actúa directamente en sus vidas.

Así que en resumidas cuentas los pocos puntos para atraer una verdadera y fiel buena suerte es simplemente la ACTITUD

"Al mal tiempo, buena cara"



0 comentarios: