31 octubre 2008

¿QUEREMOS HALLOWEEN?

¿QUEREMOS HALLOWEEN?

Ya tenía todo preparado para salir a pedir Halloween con el hooligan, y eso que me estaba yo haciendo la loca para no ir pero me da un poco de remordimiento que vaya solo a gritar casa por casa para que le den dulces, y más después del Halloween frustrado ese que todo le salió tan mal. Ya hasta había sacado mi vestido negro ese que uso en los velorios, para no desentonar pero nada, resulta que el hooligan se va a ir a una fiesta de luz y sonido y me parece que hasta anda medio alborotado con una bruja que no trae escoba de su escuela y que también va a ir la dichosa fiestecita.


Así de fácil la cambian a una ¡no hay justicia en el mundo de veras!

Por eso mejor me dediqué a poner un altar de muertos a la entrada, junto a la puerta, para que se vea que aunque este año no se llene la despensa de dulces algo de la tradición de estos días queda en la casa. Me fui corriendo por la foto de mi suegra que en paz descanse, y le arreglé unas veladoras con papel picado. A mi me da un poco de miedo ver la fotografía de mi suegra porque el susodicho es su copia calca, por eso yo creo que salió lampiño el condenado, para ser el clon de mi suegra versión varonil. Tanto miedo me dio la primera vez que la vi que hasta trabajo me daba besar al susodicho de sentir que estaba besando a mi suegra y me iba al baño a hacer gárgaras de listerine, hasta que opté por cerrar los ojos como en las telenovelas ¡qué cosa! Ya con los años me he ido acostumbrando un poco más y a veces hasta medio abro el ojo hasta que me agarra el miedo otra vez.



Me acuerdo una vez que me desperté por que según yo escuché un ruido, de esas veces que ves todo borroso entre la noche y el sueño y de repente ¡zácale! ví a mi suegra acostada junto a mí y me pegó tal susto que hasta le pedí perdón por estar diciendo que el arroz me sale mejor a mí que a ella y le empecé a rezar incada en la cama hasta que el susodicho me dio un codazo y me dijo con su voz toda lujuriosa cantadita: “Mi reina para ESO no me tienes que rezar” ¡Válgame Dios!

Ya les digo, en esta casa los días de Halloween sí que son de terror ¡qué cosa!

0 comentarios: