05 mayo 2008

UN HIJO PIROMANÍACO

UN HIJO PIROMANIACO ES IGUAL A UNA MAMÁ CON BIGOTE


Llevamos con hoy 5 días de flojera total con eso del puente y el susodicho hiberna como oso polar en el reposet y no suelta el control remoto, ayer traté de quitárselo sin que se diera cuenta deslizándolo suavecito y con todo y que no abre el ojo como por inercia se le engarrotan los dedos y todavía el cínico dice que está viendo la tele… ajá, será que la ve para adentro.

Ayyyyy pues todo iba en santa paz hasta hoy en la mañana que levanté las pincitas de las cejas para quitarme un bigote porque sí, Tiziano Ferro tenía razón: las mexicanas tenemos nuestro buen mostacho (denle clic AQUÍ
si se quieren acordar cuando salimos en el noticiario por culpa del bigote)

Pa pronto le pegué un grito al hooligan que hasta Lady Pubertiana grito con voz de pollo que va al matadero: “Está temblandoooo??

El hooligan apareció y cuando me vio con las pincitas agachó la cabeza luego luego, con los ojos de canica y diciendo bajito: “Perdón perdón perdón perdón” sin tragar saliva.

Ya me lo conozco, lo dejo que hable y el miedo o la culpa lo hacen confesar.

-Lo quemé sin querer – me dice.

-¿Ahhhh lo quemaste?? – le dije y entonces sí ya confesada la culpa como que se teletransporta leeeeejos leeeejos por que donde lo alcance lo mato al condenado escuincle.


Todo porque a este escuincle el ocio vacacional lo vuelve piromaniaco, ayyy si de bruta que el otro día que no prendía la estufa bajé del escondite secreto el encendedor y a este le da por quemar todo lo que se le atraviese. Si hasta otro día vino muy orgulloso con el pecho inflado como pavo real a decirme que ya se había extinguido la plaga de hormigas del jardín y cuando voy viendo tenía una fila de chicharroncitos rojos que ni en el mismísimo infierno de las hormigas les juro.

-Las pinzas de las cejas son sagradas entiendes– le grité muy enojada
– y no me salgas con idioteces de que las estabas esterilizando ehhhhhh

El hooligan es como un fantasma, está pero no está, no más se le escucha la respiración pero cuando me enojo no se aparece ni con diez mil mediums.

-Sábetelo bien escuincle, si no hay pinzas hay bigote y si hay bigote hay una madre estresada y si hay estress tu te MUE-RES así de fácil es, como la regla de tres ¿entiendes?

-No me han enseñado la regla de tres – contesta el hooligan quien sabe de donde.

-Bueno, como el 2 + 2 PUNTO.

Ayyyy a veces con este escuincle me siento como el equipo de fútbol ese del América con toda la temporada perdida, esperando que venga un Director Técnico que nos haga ver la luz al final del tunel.


0 comentarios: