17 diciembre 2007

VILLANCICOS DE NAVIDAD

VILLANCICOS DE NAVIDAD


Hoy fui con el susodicho a la escuela del hooligan porque cantaba los villancicos y el pobre andaba muy triste por que resulta que la méndiga de Lady Pubertiana hizo su cartita para el Santa Claus, con eso de que aquí al que no crea le traen un pedazo de carbón no fuera a ser y la muy chistocita pa pronto se fue a sentar a escribir y luego para darle un toque especial le quemó la orillita para que pareciera pergamino.. bueno, al menos le salió lo creativa, pero lo malo fue que cuando la vio el hooligan y estaba duro y dale con que quería lo mismo y ahí va la méndiga Lady Pubertiana a quemarle la orillita de la carta al hooligan que de por sí se tardó años en terminar de escribir cuando ¡zácale! se le prende toda, ¡ay pobrecito escuincle! Con trabajos le entendemos a sus jeroglíficos y para que se quemen todos de un jalón ¡háganme favor!

- Mira mijo- le digo con tono emocionado para que se le olvide un poco el trauma de la carta quemada, y le enseño el traje que le tocó para los villancicos cuando le voy viendo la cara peor de cómo la traía.

-¿Ahora qué?

-Eso es de niñaaaaahahahahas- lloraba para adentro el hooligan con su tonito de berrinche.

-No es vestido idiota- gritaba Lady Pubertiana que todavía que le carboniza la carta al pobre de su hermano lo ningunea.

-Es un traje de acólito mijo- le digo y lo levanto para que lo vea que hermoso está, y para que no se sienta tan mal le platiqué que así lo usan los niños que ayudan a los sacerdotes en las iglesias y son NIÑOS, no niñas, es de lo más común, le digo al pobre escuincle que seguía con su berrinche.

-Yo no quiero vestirme de alcohólico – gritaba el hooligan.

-Ashhhh ya me tienes hasta la coronilla, ni es de niñas ni es de alcohólicos escuincle, dije a-có-li-to, monaguillo... Te lo pones porque te lo pones y punto – le contesté muy tajante.

-Pos qué jotos – me contesta e iba a pegarle una cachetada por sacrílego cuando me acordé de su carta quemada y me dio tanta pena el pobre escuincle que ya ni le dije nada, lo guardé y seguro en cuanto llegue y vea que los compañeros andan igual ya no repela.

De veras que con los escuincles de hoy ya no se puede ehhh, primero por que no se tragan que un viejo gordo les traiga regalos y menos si es alemán y guapo y luego por que no se quieren disfrazar y cantar para que su madre desde su asiento, con el nudo en la garganta les aplauda ¡no hay justicia en el mundo de veras!


.

0 comentarios: