06 diciembre 2007

LO PEOR DE LO PEORSÍSIMO DE LO PEOR

LO PEOR DE LO PEORSÍSIMO DE LO PEOR


No crean que lo peor de la vida es que las mujeres odiemos el fútbol, naaaaaa. Lo peor de la vida es casarte con un hombre que primero ama el fútbol y luego te ama a ti ¡qué cosa! Y lo peorsísimo de lo peor de la vida es que el gen futbolero se lo transmita una en el embarazo a tu hijo hooligan por que algún día iran a terminar acostadotes en la cama King size donde cabe tu marido futbolero con el hijo que heredó el síndrome justo en medio de los dos quesque por que ya se van a dormir y le prendan a la tele a ver el partido del América (que pa colmo ni es su equipo pero en el fútbol cualquier cosa que tenga portería y balón pasa) contra un dichoso Arsenal que yo siempre juré que era de España pero hasta ayer me enteré que era Argentino y como yo tengo una debilidad con mis guapísimos argentinos de la telenovela porque son sencishitos y carigmáticos y de buen ver no puedo opinar en contra, y una esté tratando de dormir y justo cuando estés entrando a ese camino florido del mundo de los sueños ahí justo como disco que se atora grshhhhhhh se escuche: ¿A quiéeeeeeeen, a quieeeeeeeeeeeeén? …¡A quién qué cosa caray!

Ahhh no, lo peor de lo peorsísimo de lo peor peor es que el susodicho y el hooligan crean que alguien ashá en la Argentina, algún jugador que ejté jujto en el ejtadio corriendo por la banda, sudando y con la emoción en el pecho va a escuchar a vos a través del monitor ¡háganme favor! Alguien le va a contestar que el balón era para Paco Memo y con eso el susodicho y el hooligan queden muy satisfechos.

Y lo peor de lo peorcísimo de lo peor peor peor no es eso, dicho y hecho, ayer me dí cuenta que todo el género masculino futbolero es igualititito porque en cuanto el susodicho gritaba que A quién, el narrador contestaba: Era para Paco Memo o sea: PIENSAN lo mismo ¡Ay qué miedo me dan estos!

Me acuerdo que un día me estaba yo asustando cuando entré a la recámara de Lady Pubertiana y le ví posters de un tal jugador Cristiano Ronaldo colgados en la puerta y ya iba yo por los valiums cuando me dijo la muy coscolina: "¿Ya viste qué guapísimo está?" y hasta me descansó el alma les juro.
Ahhh de veras que qué bueno que las mujeres somos muy normales.

0 comentarios: