27 septiembre 2007

MARCADOR FINAL

MARCADOR FINAL


Ayer el susodicho para variar y no perder la costumbre, venía discutiendo con Lady Pubertiana en el coche. Desde que oigo el portazo ya adivino que vienen echando espuma por la boca como dos perros rabiosos. Y todavía no pregunto nada y lady Pubertiana llega derechito a acusar a su papá.



- ¡Já! Eso ya no funciona mija, tu papá me perdió el miedo hace como 10 años – le dije pero ella no quitaba la boca de Capulina que desde que era chiquita hace siempre que está que hecha humo.


Todo porque el susodicho le dijo que ni loco iba a pagarle la cuota que le pidió el equipo de Lady Pubertiana para que un coreógrafo profesional les pusiera una tabla gimnástica. Quesque iba a ir a hablar con el Director, que en esa escuela están todos locos, que si se creían que el surraba dinero ¡Bueno! Ya se imaginan al susodicho renegando.

-¡Ya te ví escuincla! – le grité desde la cocina cuando clarito la vi que por atrás estaba haciendo la Britney-señal y el susodicho luego luego se asomó a ver pero la muy cínica como una rapidez y sincronización que ya la quisieran en las olimpiadas, le cambió y ya estaba cruzando los dedos.

-Es que estoy poniendo changuitos para que lo pagues, pero si no puedes o no quieres no te preocupes, ya no hago ejercicio.

¡Válgame! Hay que reconocerle la maestría a esta escuincla porque ni la malvada de Romina en la telenovela de mi argentino de mandíbula cuadrada ha hecho tal estocada. De un solo movimiento le clavó la culpabilidad al padre que siempre la ha amenazado con que haga ejercicio y se pare del sillón de la televisión. Si yo fuera juez ya la hubiera indultado ¡qué bruta!

El susodicho se cayó, como si le hubieran puesto PAUSE y sacó un billete de la cartera y hasta le dijo: Dile al coreógrafo ese que el viernes le das lo que falta y ya no dijo nada, se fue a preparar un sándwich.
Así quedó el marcador:



De plano que yo a esta escuincla me le pego más a ver si le aprendo algo, que en una de esas le robo la estrategia para sacarle al susodicho dinero para unos pantalones que ví en el centro comercial ¡faltaba más!

Bien lo decía mi abuela, cría cuervos y te sacarán la billetera.
.

0 comentarios: