24 agosto 2007

MIENTRAS LA TECNOLOGÍA NOS ALCANCE...

MIENTRAS LA TECNOLOGÍA NOS ALCANCE...


Me la he pasado estos últimos días trabajando como esclava ¡qué horror! Desde que a alguna ociosa mujer se le ocurrió eso de la liberación femenina y quesque éramos igual que los hombres y que no importaba si te abrían la puerta del coche y que cada quien paga lo suyo que me remordió la conciencia y me puse a buscar trabajo para ayudar al susodicho que no completaba para todo el alterón de cosas que pidieron para el nuevo curso escolar, con todo y que el susodicho le dio al hooligan un montón de chiclosos para que anduviera regalando en la calle y como anuncio subliminal les platicaba que su papá es dentista, pero es que qué cosa, no les pidieron un perico nada más porque no cabe en la mochila les juro.

Claro que a la primera que abrí el periódico me pegué un susto que me tuve que saltar los anuncios clasificados de empleo para buscar el anuncio de un buen cardiólogo.




Lo malo es que yo lo único que tengo amplia es la cadera y ya me imagino con traje sastre en tacones cargando mi portafolio y mandándole mensajes al celular al susodicho mientras estoy cerrando un super negocio millonario:


O capaz que los negocios me absorben tanto que ni tiempo para comer con la familia:



¡Válgame Dios! Capaz que rompemos record guiness del trámite de divorcio más rápido registrado en la humanidad o me encuentro al susodicho buscando anuncios clasificados de estos:




Ay no no no no! Así que mejor me puse a pintar, que es lo único que sé hacer y hasta eso no lo hago tan mal y ahora resulta que hasta me cayeron clientes del internet ¡qué modernidad! Si ya decía yo que si la Lady Pubertiana se pone a hacer trabajos de la escuela en equipo pero sin equipo por el dichoso Messenger ese, ya se me hacía raro que uno que ni les conoce la cara ya te anden comprando, con decirles que ya hasta mandé mis primeros envíos ¡qué maravilla!

Así que a este paso voy a juntar un dinerito y me voy a secuestrar al susodicho, total mientras la tecnología no alcance a los
frijoleiros todo va bien ¡faltaba más!

0 comentarios: