06 agosto 2007

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

Me he pasado unos días entre azul y buenas noches, y es que mi hermana vino hace unos días a platicarme que se va a divorciar. ¡Qué difícil es escucharle los problemas a una hermana, así no más escucharle sin aconsejar que mate a su marido ehhh! Tuve que hacer mis ejercicios de autocontrol que hago todas las noches cuando le pido a Dios que me mande mucha tolerancia porque si me manda fuerzas mato a alguien.

No me acuerdo cuando fue la última vez que platicamos así, al filo de la medianoche, enchinándonos la piel del aire fresco sintiéndonos tan HERMANAS. Lo último que recuerdo fue que la ingrata no cumplió el pacto de contar toditito lo de la luna de miel y nos quedamos como perros de mercado, no más oliendo la carne pero sin saber. Luego supongo que crecimos y vinieron los hijos y la rutina y todas esas complicidades de cuando fuimos niñas se quedaron solo como parte de la historia y de los recuerdos.

Tuve que sacar a mi hermana a platicar en el jardín porque en esta casa no hay privacidad, hasta la puse contra la pared para que no se diera cuenta que a los 10 minutos las cortinas se movieron – ese era el susodicho que toda la vida usó esa táctica y por eso mandó a poner persianas, porque la última vez se atoró en la tela de las cortinas y hasta al hospital fue a dar porque casi se rompe una pierna. Y luego el hooligan, que heredó todos los genes chismosos se quedó aplanándose la nariz contra el vidrio de la puerta de la entrada.

Ya después de un rato que le di todo mi apoyo y le recordé lo bonita que es, lo inteligente y emprendedora, y tan joven que todavía tiene todo en su lugar, se fue de mejor ánimo la pobre. Yo me metí a la casa con un vació en el estómago y conste que no era de hambre.

-Que ha tenido muy malas épocas, muchos pleitos – le contaba al susodicho que ya hasta me había preparado un té para el mal sabor.

-Y que le gritó también – completó diciendo Lady Pubertiana desde no sé donde.
¡Válgame! Si la más enterada fue ella, quesque si te metes al baño de abajo y abres la ventanita hace eco y se escucha todo nos explicó la condenada escuincla. Todavía la cínica dice que si dejas la ventanita a medio abrir se amplifica el volumen ¡háganme favor!

Bueno, al menos si a alguien se le ocurre venir a esta casa a contarme algo muy personal y de casualidad nota que toda la familia corre al baño, a lo mejor hasta me felicitan por tener una familia tan educada (ajá)


Por eso me despido, porque voy a hacer mis ejercicios de autocontrol ommmmmmm....

0 comentarios: