02 julio 2007

SÁBADO DE GRADUACIÓN

SÁBADO DE FIESTA DE GRADUACIÓN

El Sábado que nos fuimos a la fiesta de graduación de Lady Pubertiana, ¡ay qué cosas! apareció bajando la escalera despacito y al susodicho casi se le cae la botella de vino tinto que se iba a llevar cuando la vio enfundada en el vestido ese.

-Esta escuincla creció medio metro en la noche - dijo el susodicho medio disimulado para que no le notáramos la emoción.

-No amor, es que trae tacones.

-Asshh ya vámonos - contestó esta escuincla con su tonadita esa que se cargan todos los muchachos ahora cuando hablan con sus papás, que no es por intrigar pero a mi me sale la misma cuando suena por el teléfono la grabadora para que ya pagues el Sky.

Llegamos al salón, con los músicos al fondo y todos los papás nos saludábamos con ese mismo sentimiento de satisfacción, pero al susodicho no le gustó que a los muchachos los hayan sentado en otro lado, quesque ya no es como antes, que en sus tiempos uno cenaba con los papás, con los tíos, los abuelos y toda la parentela que invitaban y ahora entre que cuesta un ojo de la cara el boleto y que las hormonas adolescentes echan chispas con las de uno, ya la cosa es diferente.

-Es que a los muchachos les hicieron un área de lounge – le explicaba la mamá de una de las amiguitas de la Lady.

Yo no más sentí un codazo.

-¿Tanto pagar para que nada más les de un lunch? – me dijo el susodicho en secreto.

-Es l-o-u-n-g-e mi vida, “l-o-u-n-s-h”, - le pronuncié bien
- que quiere decir que por allá les ponen silloncitos y la música esa que les gusta.

Dijo que iba a ver y yo como resorte me paré atrás de él, no fuera a ser que cuando vea que allá hay poquita luz le den ganas de matar a alguien. Pero a la primera que escuchó que estaba la musiquita esa del punchis punchis salió como mosca que le acaban de echar raid y se fue derechito a sentar a la mesa.


Ha de reconocer que al final se la pasó muy bien con los otros papás cuando empezaron a hablar de la Copa América. Es más, ya se habían ido los mariachis cuando apareció Lady Pubertiana versión Cuauhtémoc cuando le quemaron los pies, que ya se quería ir y el susodicho igual que cuando mando a esta escuincla a que me baje mi bolsa, “O-R-I-T-A” que porque todavía no acababa de explicarles como fue que el árbitro marcó un penal equivocado.

Ay no de veras que la próxima que quiera llevar a este hombre a una fiesta y esté de necio, me contrato a algún cronista de deportes para que lo hipnotice, igual y con una propina me lo convence que “este cuerpo técnico” necesita que la lleven de shopping por uniforme nuevo ¡faltaba más!

.

0 comentarios: