27 mayo 2007

LA EVOLUCIÓN DEL HOMBRE, O MÁS BIEN DE UN MARIDO

LA EVOLUCIÓN DEL HOMBRE,

O MÁS BIEN DE UN MARIDO...



Yo ayer estaba dormida como cualquiera, como explican los científicos del sueño cuando traspasas la frontera del descanso y llegas al sueño profundo. Pero no hay peor cosa que se meta un mosco a tus sueños ¡qué horror! De un brinco volví y prendí la lamparita del buró pero nada, ni rastros del maldito mosco y otra vez a dormir justo cuando en eso oigo el zumbido muy cerca.


¡Ay Dios no me lo van a creer! Era el susodicho el que zumbaba les juro, y no es que roncara naaaaa, ZUMBABA así tal cual. Ganas me dieron de traer un matamoscas tamaño king size para aplastarlo pero me contuve y le dí un codazo a medio zumbido.

-¿Qué te pasa? – le preguntaba pero él nada, mutis, pétreo, muerto el hombre. Se callaba un minuto y al rato otra vez. Ay no no no, es que tener un mosquito con alas es normal, hasta te tapas con la sábana o lo oyes cerca y te acomodas una cachetada y con suerte le atinas, pero tener un marido mosco, ¿cómo mata una eso sin que luego te arresten?


Con decirles que en un rato que dejó de zumbar soñé que le cambiaba el bote del desodorante por el del Raid y santo remedio, bien dicen en el comercial que si mata cucarachas, que no mate a un mosco-marido. Luego el susodicho salía de la regadera con la toalla envuelta como luchador de zumo, alzaba el brazo y se inclinaba el bote a la axila y yo para mis adentros pensaba: lo dejo, no lo dejo…lo dejo, no lo dejo y en eso me desperté porque volvió a zumbar el desgraciado.

Por eso lo primeritito que le pregunté en la mañana cuando despertó fue que si oyó al maldito mosco que enchinchó toda la noche y el muy cínico me dijo que no ¡háganme favor! Y todavía me preguntó si no lo había buscado.

-Claro -, le dije –si lo encontré zumbando en la almohada de junto.

Aunque luego me quedé pensando, ¿qué tal que este hombre en lugar de evolucionar de los monos, evolucionó del mosco? Así que por favor les pido que la próxima que les vuelva a molestar un mosquito no lo maten, no más lo espantan chuuu chuuuu y le abren la ventana para que se salga, no vaya a ser que estén aplastando al tatarabuelo del susodicho ¡qué horror!


0 comentarios: