05 marzo 2007

BONITA MANERA DE AHORRAR

BUENA MANERA DE AHORRAR


Cuando era chiquita (hace poquito ehhh) nos juntábamos las amigas y jugábamos a las Barbies y ya cuando nos entraba el morbo veíamos la enciclopedia Salvat del embarazo, nada más para ver unas bubis que no fueran de una, pero ahora les miden el IQ y no son morbosas, son investigadoras del sexo y hay que dejarlas en paz porque si no les inhibe uno el crecimiento psicológico normal ¡válgame el cielo! Vienen las amigas de la Lady y se encierran en su recámara y se escuchan risas cada 4 segundos, palabra-palabra, 1-2-3 y al segundo 4 = risa y risa y así durante 2 horas, luego baja el hooligan que a él le deberían dar el Oscar por ser el informante y me pasa la reseña: Están hablando de los patinetos, que si está flaco, que si está fuerte, que si se peina como joto, que si tiene buen trasero y así, y bajan con una cara de libidinosas que dios guarde la hora y se van a buscar a los chamacos que andan afuera rondando como gatos tras la longaniza y arman su fiestecita.

Ya cuando llega el susodicho y les dice “Buenas noches” con su cara de pocos amigos se cuadran todos y al rato se van. Por eso Lady Pubertiana con todo y lo coda que es, le paga al hooligan para que llame al celular al susodicho y le pida cosas de la papelería, del super para hacer tiempo. Ya cuando el susodicho habla para decir que viene en la esquina el hooligan le dice que no era cartulina roja, era azul que le cuesta $15 pesos más a la Lady Pubertiana, pero le dura 25 minutos más la reunión.

Hasta antier que se les cayó la trampa cuando el susodicho le fue a robar al hooligan 30 pesos de la alcancía y la encontró atiborrada de dinero. Pa pronto fue a darle un coscorrón y a regañarlo que de dónde había sacado tanto dinero, que a quién se lo robó. ¡Ay pobre de mi hooligan! Lloraba para adentro el pobre, “Papaaaahhhh déjameheheh-ehehe explicarte-e-ehe” decía pero el susodicho le echaba el sermón sin tragar saliva.

Ya cuando lo confesó no dijo nada ¡hasta miedo me dio les juro! Por que de que este hombre no reacciona, no puede significar nada bueno.

Se fue y se sentó en la sala, con su cervecita y los cacahuates japoneses y hasta les ofreció a los patinetos que primero tomaban unos pocos con miedo y a la media hora y hasta se empinaban el platito. Se traían un relajo con el susodicho que para que les cuento, les contó hasta los chistes colorados que cuenta cuando hay fiestas y se empina su bota de vino tinto ¡ay pero qué vergüenza!

- Mamaaaaaaaaaaaaaaá- gritaba Lady Pubertiana en la cocina, -Ya dile a mi papá que se vaya.

-Ya le dijiste que hay jamón del caro en el refri?

- ¡Ashhh mamá, se lo dije 10 veces y ni así lo hago moverse! – Decía la Lady mientras se oían las carcajadas en la sala.

10 minutos después el susodicho entró a la cocina como siempre, aunque he de confesarles que le ví hacer esa mueca de felicidad de cuando le está llevando la contra a mi mamá y le gana.

-¿Cómo le hiciste mija? – le dije ya como a media noche cuando ya se habían ido todos e íbamos subiendo los vasos de agua para la noche.

-Le ofrecí dinero.

-¿Y aceptó?

-Ay mamá, no conoces a tu marido. Saqué el billete de a 50 y no se movió, saqué todos mis domingos que llevaba ahorrados y más tardé en extenderle el brazo para dárselos que el ya estaba en la cocina ¡no es justo! – decía Lady Pubertiana muy indignada, -Todavía el hooligan me pidió su comisión.

-No te apures mija, - le dije consolándola, -Dios te lo ha de multiplicar.

-Las que me lo van a multiplicar son mis amigas que van a hacer cooperacha para la próxima reunión.

En lo que Lady Pubertiana se lavaba los dientes ví que el susodicho le iba a echar dinero a la alcancía, hasta el hooligan fue a echarle unas monedas del otro día.
“Es para reponerle lo que le robó el hooligan” dijo y yo le completé “Y su papá también ¿no?” ¡Par de chantajistas estos!


-Así esta niña ahorra algo para el futuro- dijo el susodicho.

Ay dios mío si en el fondo los hombres de esta casa tienen conciencia de Robin Hood de las causas perdidas ¡qué cosa! Y una pensando que iba a dormir con un Fidel cualquiera.


0 comentarios: