19 febrero 2007

INFARTOS A LA CARTA

INFARTOS A LA CARTA


El viernes que Lady Pubertiana invitó a sus amigas a comer les pedimos pizzas, porque los niños de ahora no les gusta que ni la cebolla, que ni las verduras, solo comen bien cuando es 2 x 1. El susodicho y yo nos sentamos a la mesa con la bola de escuinclas, entre que no sabíamos si meternos a su plática o quedarnos calladitos masticando, más cuando les dio por hablar del primer beso.

Para pronto el susodicho le hizo ojos de pistola a Lady Pubertiana mientras se le atragantaba la pizza cuando la vio que iba a opinar, pero se calmó cuando le di un zapatazo por debajo de la mesa. Nos salvamos de ir al cardiólogo porque Lady Pubertiana nada más opinó que a ella nada. AAAyyy si clarito vi respirar al susodicho mientras le daba un trago a la coca, pero NADA dijo, que a ella no le han dado ni un beso, que su boca sigue intacta, que tiene los labios partidos por falta de uso… ¡fiuuuuuuu!

Está claro que con el papá y las amigas puro comer y dormir, no se puede decir nada que cruce la frágil línea sin que el papá caiga muerto de un infarto. Por eso el susodicho siempre ha amenazado a la Lady para que nada de que su amigo el patineto le quiere escuchar el corazón o que le pasa respiración de boca a boca naaa-naaa, si bien que el león conoce su condición. Ahhh pero cómo me acordé de aquel primer beso cuando el susodicho puso la mano sobre el descansa brazos de la butaca del cine y apenas nos rozamos la piel y ya tenía la carne de gallina ¡qué bruto! Nos miramos y zácatelas, ni supimos a qué hora terminó la película de lo idiotizados que estábamos.


Pero bueno, ya veremos mañana que invitamos a un bolón de escuincles por que es cumpleaños del hooligan de qué tanto hablan. ¡Ahhhhhh quiera dios que estos niños nada más platiquen de sus hotwheels!

Me despido, voy a ir haciendo cita con el cardiólogo por si se ofrece, no vaya a ser que tenga que atender de emergencia a la madre de un escuincle lagartón que ya aprendió cómo cambiarse el chicle con la de junto, ¡pos este!


.
.

0 comentarios: