02 enero 2007

NUEVO AÑO NUEVO SUSODICHO

NUEVO AÑO NUEVO SUSODICHO

En esta casa nos acabamos de coser la boca, todos menos el hooligan que parece una lombriz, ya cuando se enoja parece lombriz con sal pero de ahí en fuera acabamos de hacer un juramento con las manos sobre la báscula por que ahora que brindamos por el año nuevo cada uva que nos comimos con cada campanada sabía al mismo deseo: BAJAR DE PESO por que está claro que a este paso tendremos que comprar el Kamasutra para frijoleiros XL para ver cómo le hacemos ¡qué horror!

Pero entre cena y recalentado ¡qué bruto! parece maratón esto. Eso le decía al susodicho cuando brindaba con la Doctora, una amiga que invitó un sobrino al recalentado, muy delgadita ella, que tenía hipnotizado al susodicho con sus anécdotas de hospital. Yo de veras hasta me extrañé, porque nunca había visto al susodicho tan atento en algo que no se tratara de fútbol, hasta que me acerqué como no queriendo y la escuché platicándole que si la fulanita artista que sale en la telenovela se había echo liposucción, que su sutanito (otro artista) llegó al hospital con un problema renal, que si la otra conductora de noticias llegó a parir el mero día 24 ¡ay qué cosas! Casi le tuve que cerrar la boca al susodicho para que no fuera a babear mi mantel navideño.


Todo iba bien hasta que le brotó al susodicho el síntoma que le da cada vez que alguien toca el tema del espectáculo y le da por adivinarle la sexualidad a todos los artistas. No había uno que no mencionara la Doctora que el susodicho no le contestara: “Ese es joto” y hasta el muy condenado le dice con quien anda. Claro que ya saben que cuando le preguntas que quién fregados le contó eso, el susodicho siempre contesta “Gente” como si hubieran paparazzis en cada esquina para informarle.

Como si fueran estampitas de ya la tengo, ya la tengo, repetida, la Doctora nombraba uno y el susodicho “Ese es bien joto”, para pronto la Doctora pelaba el ojo y nombraba otro y zácale, el susodicho otra vez con su “Ese también es joto” ya le estaba dando un codazo cuando la Doctora cambió a las mujeres artistas y mi suegro, que es un señor muy serio de 86 años cuando se estiraba para alcanzar el salero, escuchó a la Doctora y dijo: “Esa es lesbiana” ¡Madre santa! Por eso tomé del brazo a la Doctora y le dije que si me acompañaba a la cocina, pobre mujer de por sí soltera no la vayan a traumar estos dos. Todavía la muy santa cuando se fue a despedir le dijo al susodicho que cuando tuviera novio se lo iba a traer, a ver como lo veía.


A veces me da miedo el susodicho como es, pero ya después que se fueron los invitados cuando lo veía sentado en la sala tomándose un alka seltzer, me le acerqué y le dije "A ver si ya cambias eh!" pero cuando me respondió "Sí sí, ya sé, ya no voy a comer tanto" ya no le dije nada, después de todo no cualquiera tiene un marido que le predice las preferencias sexuales a los artistas y encima con la voluntad de ponerse a dieta ¡pos este!



.

0 comentarios: