12 enero 2007

EL AMOR NO TIENE PELOS

EL AMOR NO TIENE PELOS


Ayer cuando íbamos rumbo al super le pedimos al susodicho que de pasada nos llevara al dichoso Depilité por que ahora en Navidad mi hermana le regaló a Lady Pubertiana un vale por una depilación de bigote y es la hora en que el susodicho no ha parado de burlarse, que ni que tuviera el bigote de Pancho Villa, que las mujeres somos unas ociosas ¡ay no! Está de un insoportable que no vieran.

El susodicho se fue a plantar en el mostrador mientras llenábamos un expediente.

-Cuando yo era chico nacías con pelos y cargabas con tus pelos toda la vida – decía como masticando las palabras y la señorita no más se le quedaba viendo.

-Véalo como una inversión – le dijo la señorita, -una niña bonita se casa, si no pregúntele a Tiziano Ferro como nadie quiere a las bigotonas.


Yo que estaba muy entretenida llenando el expediente no más vi de refilón al susodicho cómo pelaba el ojo el pobre, ya cuando empezaba a echar espuma por la boca pidió agua para tomarse su pastilla de las agruras.

-¿Cuándo te bronceas tu piel se arde? – preguntaba la señorita

-Uhhhhh sí horrible – respondía Lady Pubertiana.

Y así un montón de preguntas mientras la señorita anotaba. El susodicho estaba un poco pasmado, yo le vi clarito en la mirada esa cinta de película dándole rewind allá en los tiempos cuando el único pelo de Lady Pubertiana era el de su peinado y le decía “Me poneds quemita a mi mano” con sus ojitos brillosos y luego imaginándola en el altar, con su vestido de novia escuchando al sacerdote decirle al novio: ¿Juras amarla con pelos o sin pelos hasta que la muerte los separe?

Así mientras el susodicho cargaba esa cara de nostálgico se le acercó esta escuincla para pedirle si le completaba el dinero para la axila.

-Nada más son mil ciento setenta de la axila pa, está en promoción andale ¿siiiiiii?

Y el susodicho que estaba en esos 5 minutitos de amor infinito pagó sin decir ni pío. Todavía Lady Pubertiana se me acercó y muy disimulada me preguntó en secreto si no estaría borracho su papá ¡pelada escuincla! Le di un coscorrón también muy disimulado.

-¡Ashhhhhhhhh! Es que mi papá me acaba de decir que me ama- dijo Lady Pubertiana en voz baja.

-¿Y eso qué? ¿Acaso un padre no puede expresarle su amor a los hijos? – le dije jaloneándole un poco el suéter para acercarla, que tampoco quería cortarle al susodicho lo dadivoso con las tonterías de esta escuincla.

-Pus las únicas veces que me dice eso es cuando hay fiestas y se empina su bota esa llena de vino tinto.

-Puess noooohoho, - le dije en tonito de secreto- También los papás pueden decir que aman a sus hijos a cualquier hora, con o sin vino tinto ¡babosa!

Lady Pubertiana se paró y se fue derechito a darle las GRACIAS a su papá y hasta un beso le dio, cuando la señorita le pidió que se acercara a responder otras preguntitas para acabar de llenar la hoja.

-¿Qué le pasa a esta escuincla? – me preguntó el susodicho

-¿Por?

-Las únicas veces que me da un beso es por que quiere permiso para salir a algún lado, de una vez le digo que ni se lo piense que hoy NO HAY PERMISOS para nada.

¿Se dan cuenta? Así fue que terminando de llenar la hojita supe que salió del Depilité, no una familia cualquiera, si no una familia llena de AMOR INCONDICIONAL como no hay otra en el mundo.


En serio que en esta familia EL AMOR NO TIENE PELOS ¡faltaba más!


.

0 comentarios: