24 enero 2007

CONFESIONES DE UNA VIUDA

CONFESIONES DE UNA VIUDA

Hoy les escribe una próxima viuda. Sí, así como lo oyen, digo…como lo leen y es que este sábado todo indica que me quedaré viuda. Todo empezó ayer, que el hooligan llegó pegando de brincos de lo más feliz del mundo, ni cuando le embarró lodo a la sudadera de su hermana estaba tan feliz como ahora. Llegó y antes de saludar se fue derechito a su mochila. Yo ya estaba esperando que sacara el recado de la maestra de que algo hizo pero no, sacó esta circular:



La leí de refilón y antes de que me empezara el tramafat se la pasé al susodicho. La miró mientras el pobre escuincle le brincaba como el perrito flaco que le brinca al perro gordo de las caricaturas.


Yo no sé, pero una cosa es que una lleve al marido a que le grite de cosas al árbitro al partido de los hijos y otra muy distinta es que nos toque a todos gritarle de cosas al susodicho para que no mate al árbitro ahora que lo va a tener tan cerquita. Lo bueno de todo es que ya tengo la ruta al hospital San José que nos queda a tres cuadras de la cancha por que a esta edad meter un gol sin quebrarse ningún hueso, es como si la Selección Mexicana ganara la copa del mundo. Así que ya les contaré el Lunes para que me pasen datos de esas páginas donde uno encuentra pareja, que nunca está de más.


.

1 comentarios:

JOSE SANCHEZ ZOLLIKER dijo...

Jajajajja! Bueno, bueno, en pafnuncio padilla también está mi clínica, por si necesitan pasar ;)